Dejé de contar…

Dejé de contar…

Dejé de contar …

Te preguntarás de que hablo; deja te lo explique en estas líneas…

Fin de año y una persona que estaba rondando mi vida aparece para poner a Bernice contra la pared…

Voy a explicar rápido quien es, Dom Rústic (que es como le voy a llamar) es un dominante amigo de Selene, íbamos a conocernos antes, pero por motivos que no vienen al caso no nos conocimos en persona hasta el sábado anterior a fin de año.

Como bien sabes, mi vida desde hace tiempo ha dado giros inesperados y como siempre intentando dejar fluir a la verdadera yo, o por lo menos parte de ella. Los verdaderos dominantes, esos lobos como me gusta llamarlos no tenían espacio para mí. Volver a sacar a la verdadera sumisa, a la que fluye, no solo la que se deja azotar o la que juega, si no la que es capaz de dejar que la guíen, la que es de verdad dominada, esa era ya un rol inexistente en mi vida, lo tenía bloqueado, como quien oculta algo de su ser por miedo a ser de nuevo dañado, un muro que yo creía infranqueable hasta que lo tuve sentado frente a mí en el IO, con esa mirada profunda ennegrecida, esa que sabes que solo te adentras si te da permiso.

Y aquí empieza todo, hablamos y sin saber bien porqué empezamos a mantener una conversación continua por wasap, y eso que tanto él como yo hacía un tiempo que teníamos nuestros respectivos teléfonos.

A veces fluyen las cosas, y dos personas que se iban a encontrar sin planes interesantes para fin de año deciden irse juntas, casi sin conocerse…

Solo te voy a situar, casa, playa, solos… A partir de aquí lo que voy a relatar como siempre van a ser las sensaciones, no me gusta explicar la historia como un guion, prefiero que lo sientas como yo misma he sentido todos y cada uno de los momentos que me ha hecho pasar…

 

20171231_121345

La primera vez que me besó fue la noche anterior a irnos, la del viernes. Y esa fue la primera sensación que sentí de él; Los besos para mí son la puerta de entrada a mi piel, si me hacen estremecer, si siento un escalofrío recorrer la columna vamos bien. Y sus besos son catalogables a una tormenta de categoría diez. Y debería de haber esperado lo que iba a venir, pero para nada, todo lo que ha pasado me ha arrasado como un huracán, descolocando, despertando sensaciones dormidas y en el fondo algo que sé que sabe, pues ha despertado algo en mí.

img_20180101_191347_360369085118.jpg
No puedo describir todo, es la primera vez que me pasa…así que voy a elegir unos momentos… Solo unos pocos de esos 68/48h. Te vas a preguntar que significa esos números, pues solo te digo una cosa; son los orgasmos que me ha provocado Dom Rústic. Sí, mejor que pares un momento, coge aire, vuelve a leer y relájate. Porqué yo aún intento asimilar, esas sensaciones, así como mi piel aún siente ese punto de dolor y placer que ha dejado.

<< Fueron sus manos al descubrir mi cuerpo, empezando una agonizante búsqueda de llevarse consigo el placer que me podía extraer y cuanto más mejor ¿Por qué? Simple, es suyo, se alimenta de mis gemidos, de mis gritos, del lamento de no poder más, busca que el clímax se alargue lo máximo, en un contrapunto sin fin, en un caos que te engulle, que no puedes casi digerir. Con cada roce, con cada caricia que se acaba convirtiendo en un retorcido pellizco sádico que roba a mis entrañas, explosionando dentro de mí sin poder tener fin… >>

Así te podría decir que empezó todo, porqué eso fue lo que pasó, sus manos, o más bien sus dedos me llevaron a ese punto de dolor que me provocaba un estallido interno de placer casi continuo, es extraño el descubrir cosas de ti que ni tan siquiera tú sabes. Su voz, guiando mi mente a través de mi cuerpo, sus dedos pellizcando mi piel, tan simple como eso y a la vez tan complicado hizo que me sensibilizara de tal manera que dejando fluir toda y cada una de las sensaciones que me pedía consiguió que mi piel entera le aportara el placer deseado, siendo toda yo y con tan solo sus dedos puro estallido.

Si ya con tan solo sus manos por mi piel o pechos los orgasmos eran imparables y continuos; no quieras saber que pasaba cuando sus dedos se adentraban en mí o cuando su voz a mi oído me decía:

– Este es el punto, ¿verdad?

-Sí – decía entre gemidos.

– ¿Sí, que?

-Sí, Señor…

Ese Señor que tanto me he negado a volver a repetir, lo decía cada vez que me pedía que le contará como me sentía o cuando tenía que contar los orgasmos que me provocaba, ese Señor que tanto me cuesta decir, ese es él.

Otro de los momentos más placenteros fue cuando mi boca jugó con su polla , se bajó el pantalón y sin pensar allí me arrodille, a sus pies, observando su profunda mirada clavada  en mí y como su voz guiaba cada movimiento, como me pedía que saboreara cada recoveco de su sexo, degustando lentamente, ahondando hasta mi límite, llevando en cada lamida las ganas que tenía de sentirlo dentro, deleitándome en cada pliegue, gozando su piel con mi lengua y disfrutando mientras mi sexo se humedece por sentir sus jadeos y ver su placer convertido en un  ahogado gemido que me envuelve, pudiendo no solo entregar si  no alimentar mi propia y oscura obsesión, esa que solo algunos conocen y que pocos descubren…

Creo que os pongo un poco en situación de como fue el fin de semana, entre medio te prometo que me dio de comer, cenar, paseamos por la playa y esas cosas normales que se hacen, también hablamos bastante, es una persona muy interesante y aún dentro de sus propias murallas puedes ver pequeñas ventanas que abre de vez en cuando.

Noche de Fin de Año… Cena y uvas

La noche de Fin de Año  preparo la cena y me dijo de hacer el postre (Entre nosotros, no sé cómo se le ocurre, casi quemo el chocolate) jajaja…

Después de probarme dos modelitos y enseñarlos se decidió por este…
img_20171231_220806_607660923385.jpg

 

 

No me puse ni medias, ni tan siquiera ropa interior, para qué, para cenar íbamos a estar solos, aunque después venían Selene y Valls, para acabar el fin de año con nosotros…

 

 

La cena deliciosa, simplemente, hasta aquí todo normal.

20171231_221030484171080.jpg

Buena compañía, un poco de conversación y nos sentamos frente la chimenea para esperar las uvas y aquí es donde todo va a empezar a ser distinto de nuevo, pues nuestras uvas …

20171230_203313

 

<< Nuestras uvas fueron muy distintas, mucho… Las campanas nos acompañaron de fondo mientras por fin nuestros cuerpos se unían; su miembro endurecido pulsaba entre mis piernas mientras yo me sentaba encima de él y como siempre y guiando mis caderas se adentró. Notaba su aliento en mi cuello, su voz diciéndome que le sintiera, que le engullera con mis paredes y mi mente y cuerpo querían hacer lo que pedía, apretar su miembro, notar como estremecía entre mis piernas y como yo misma temblaba mientras marcaba el ritmo de sus envestidas, muy dentro, queriendo llegar casi a mi alma con cada movimiento, mientras de fondo las campanadas se llevaban el tiempo, el año, entre gemido y gemido y un último jadeo ahogado  nos envolvió entrando casi al tiempo de el ultimo Dong a este nuevo año, esté que no creo que olvide pues lo viví envuelta de placer y deseo, esa última campanada se llevó mi último orgasmo del 2017…Y me regalo su primer orgasmo del 2018 dentro de mí…

Y hasta aquí puedo contar, lo de después lo dejamos en la intimidad…

Para mí, un placer haber entrado este año de la mano de un Señor como Dom Rústic , una nueva experiencia y  una nueva persona que entra en mi vida, alguien que pasa a ser momentos escritos en mi blog, quizá volvamos a saber de él , como siempre digo mientras fluyo algo aprendo de mí…

 

Y esta vez para acabar, a ti, que sé que me lees desde las sombras; me encanta ser una buena niña entre tus brazos mientras tu voz me guía. Feliz año, Señor…

 

 

Siempre Bernice

2 comentarios en “Dejé de contar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s