Pet play o el morbo de hacerlo como un animal

Pet play o el morbo de hacerlo como un animal

¿Te estás preguntando de qué narices hablo?

411c04f451dc182030ff704fde975334

Quienes nos movemos dentro del ámbito BDSM, reconocemos esta práctica aunque no todos la practicamos. El pet play o juego del animal doméstico es una variante del BDSM y por tanto consiste en el juego de la dominación y de la sumisión. No tiene por qué haber humillación (aunque puede haberla) y lo que sí tiene que haber es una relación muy claramente establecida de los roles. El dominador (Amo, dueño, propietario) tiene una mascota sumisa ( el sentido de mascota puede ser muy amplio, no solo nos encontramos con el típico perrito. Ponis, gatos, caballos, … Todo lo que tu imaginación desee puede ser posible) Las reglas se definen desde el principio y son inalterables durante el juego.

Requiere entrenamiento

Aunque parezca algo sencillo, tanto el entrenador como “su animal” requieren entrar en modo y creerse su papel. Se ayudan con disfraces, caricias, premios y juguetes propios de las mascotas. La tarea del dominado es imitar lo mejor posible su animal predilecto.

SOLO ES UNA ACTUACIÓN!!!!!!!!!

El Pet play no es Zoofilia. No se incluye el uso de animales de verdad, eso está prohibido. Puede ser o no un actividad sexual, en sí no todo tiene que acabar en coito. La relación D/s se establece con el refuerzo de la dominación y propiedad sobre el sumiso mascota, el vinculo esta claro.

El pet play es una forma más de exploración sexual, un juego. En el pet play existen variantes y la más conocida es el pony play, donde hombres y mujeres juegan a ser caballos. Hay quienes nacen con un “instinto animal” que solo pueden ser expresados a través del juego de roles. Muchas veces pasa del juego a ser un estilo de vida.

¿Cómo jugamos?

  • Restringir comunicación verbal, tal vez sólo a ciertas palabras o sonidos de animales, tales como “guau!” O “miau“.
    • Comer y beber en trastes sin el uso de las manos y / o los cubiertos.

    • Aprender a usar una caja de arena en lugar de un inodoro, o incluso al salir a la calle.

    • Jugar con juguetes para gatitos cachorros o perros.

    • Mendicidad en la forma del animal con el que se identifica, como un cachorro lloriqueando.

    • Jaulas

    • Simulan comida animal. Para ello hay muchas maneras:golosinas, carne con catsup, atún. Sin embargo nunca consumen alimentos hechos para el animal, es solo el juego

VESTUARIO PET

Algunos de los elementos que se incluyen dentro de este juego son arneses, colas acrílicas, bozales, orejeras y otros artefactos que forman parte de un animal domado. A los practicantes de este juego les gusta vestirse, alimentarse en una jaula, ser montados y rechinar.

Cada Pet elige su vestuario estableciendo el rol animal con el que se siente identificado. Todo depende del juego, hay quienes lo llevan a una fase de deshumanización completa y quienes solo usan partes explícitas de sus animales elegidos.

Para que te hagas una idea. Te voy hablar del Kitten Play

KITTEN PLAY

El Kitten Play es una subcategoría de PetPlay, en este caso el sumiso/mascota es un gato y el dominante su dueño. La diferencia de Kitten Play respecto a otros tipos de PetPlay es precisamente esa independencia y temperamento difícil que hacen que no siempre se obedezca a las órdenes. Por así decirlo, es más liberal.
Volvemos a lo que ya os explicado, el uso de “Gear” (‘’Gear’’ significa todo aquel accesorio que es utilizado para la vestimenta de la mascota) Es importante para empezar el juego.
La mascota , o en este caso el gatito, es la sumisa, mientras que su amo, dueño o guardián es el dominante. Una gran parte del juego de los gatitos y de las mascotas es sentir que tienes a alguien que te cuide, en quien confiar. Cuando actúen como gatitos, los sumisos maullaran, morderán, arañaran u otro tipo de comportamiento felino hacia el dominante. Los dominantes jugarán con su gatito y los recompensará por ser buenos. Aunque, el sistema completo de castigo y recompensa es parte de esta práctica.
f9f2eea71b2effd90ccf9a50bfb18a0a
¿Y ESTO ES NORMAL….?
Un estudio publicado en el Journal of Sexual Medicine donde se encuestó a 902 personas que practican el BDSM y 434 personas que prefieren el llamado sexo “convencional” (no BDSM). Cada persona llenó cuestionarios sobre su personalidad, el bienestar general, la sensibilidad al rechazo y el estilo de apego en las relaciones. Los participantes no eran conscientes de la finalidad del estudio.

El resultado fue sorprendente quienes practicaban el juego de la esclavitud obtuvieron mejores resultados en su salud mental: “Son más amigables, menos neuróticos, más alertas, más conscientes y sensibles al rechazo. En general son más seguros en sus relaciones y tienen mejor bienestar general”, advirtió Andreas Wismeijer, psicólogo de la Nyenrode Business University en los Países Bajos y el autor principal del estudio.

La conclusión es que…

Las prácticas eróticas consensuadas no son buenas ni malas, simplemente se tratan de alternativas para ejercer la sexualidad. Para algunos puede servir a ser más conscientes y comunicativos en sus deseos sexuales, otros lo ven como algo anormal. Ambas posturas están en lo correcto. Es tan sencillo como que a unos les gusta el helado de chocolate y otros el de vainilla. Lo saludable de la sexualidad es ejercerla de forma libre, responsable y sin complejos.

Vuestra Bernice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s