Parafilias

Parafilias

parafilias-1-638

 

 

¿Te has preguntado alguna vez si tu excitación depende de alguna parafilia?

No a todos nos gusta meternos en el saco de las “Filias” Ya de por sí pensar que podemos tener alguna,  puede hacer cuestionarnos si estamos bien o no de la cabeza.

Pero deja de pensar en lo “Normativo” y en lo impuesto, todos tenemos alguna filia…

Quizá no lo quieras reconocer, pero no te preocupes.

Todo lo que se viva de manera sexual sana puede sumar más que restar. Por mi mentalidad estoy abierta a todas las posibilidades, cada día se puede descubrir algo de ti, alguna cosa que te produzca placer a la hora de jugar con tu pareja o personas de juegos sexuales. Lo establecido y normativo para mí es lo menos normal.

Romper reglas, moldes, salir de la zona de confort con cabeza y sin que ello te aporte desestabilidad emocional, es en el fondo lo que mueve ese motor interior tuyo que reaviva la llama en el ámbito sexual.

Lógicamente y como todo, hay parafilias que pueden ser problemáticas en la persona a la hora de mantener relaciones sexuales. Cuando esto afecta de tal manera que imposibilita a esa persona a tener una relación  normal es cuando se puede considerar que el problema o filia supera el límite de lo normal y en esas situaciones es destacable  acudir a un profesional.

Yo tengo unas cuantas ….

¿Te atreves a decirme las tuyas ?

 

 

 

Parafilia Una parafilia (del griego παρά, pará: ‘al margen de’, y φιλία, filía: ‘amor’) es un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer se encuentra en objetos, situaciones, actividades o individuos atípicos. No existe un consenso para establecer un límite preciso entre el interés sexual inusual y la parafilia. Incluso existe debate sobre si alguna de las consideradas parafilias deberían figurar en los manuales de diagnóstico o no.

El número y taxonomía de las parafilias también es controvertido; algunas fuentes listan hasta 549 tipos de parafilias.

Acomoclitismo: Excitación por los genitales con poco vello o totalmente depilados.

Acrofilia: Atracción por las personas altas.

Acucullofilia: Atracción por los penes circuncidados, ya que son más estéticos y parecen más grandes.

Agonofilia: Atracción por la lucha con la pareja. Excitación que surge en la pareja después de una pelea.

Agrexofilia: Atracción por el hecho de ser oídos por otras personas, mientras se practica el acto sexual.

Alorgasmia: Excitación proveniente de fantasear con otra persona que no sea la pareja durante el acto sexual.

Altocalcifilia: Atracción por los zapatos de tacón altos.

Amiquesis: Excitación producida al rascar o arañar a la pareja durante el acto sexual.

Amokoscisia: La excitación por el deseo de castigar a la pareja.

Amomaxia: La excitación al tener relaciones sexuales dentro de un automóvil estacionado.

Anofilemia: Excitación por practicar el sexo oral en el ano y por la zona del perineo.

Barosmia: Atracción del olfato o mediante ciertos olores.

Basoexia: Excitación producida únicamente por los besos. Si no hay besos, no hay orgasmos.

Bondage: Práctica sexual sadomasoquista en la que uno de los participantes se deja y permanece atado.

Catafilia: Excitación sexual del hombre cuando se somete a su pareja.

Coitolalia: La excitación sexual que se produce al hablar durante el acto sexual.

Dacrifilia: Excitación al ver llorar a otra persona.

Elifilia: Excitación al tocar un tipo de tejido, normalmente suelen ser de tacto suave.

Eonismo: Excitación y deseo por ponerse ropa del sexo opuesto.

Espectrofilia: Atracción producida por las imágenes reflejadas del acto sexual en un espejo.

Fonofilia: Excitación producida al escuchar palabras obscenas durante el acto sexual.

Harpaxofilia: Excitación obtenida tras ser robado o atracado.

Jactitafilia: Placer experimentado al relatar las hazañas sexuales, normalmente exageradas. Suele ser más frecuentes en el sexo masculino.

Knismolagnia: Excitación sexual producida al recibir cosquillas.

Morfofilia: Atracción por personas con ciertas carasteristicas físicas prominentes o con elementos destacados de la pareja (sólo rubios, obesos, con nariz grande, mujeres con grandes pechos, obesas, con lunares, etc…).

Masoquismo: El placer sexual se obtiene ligado a la propia humillación, tortura, abuso o sufrimiento físico o moral.

Ninfomanía: Hipersexualidad femenina o adicción al sexo.

Olfatofilia: Excitación al oler ciertas partes del cuerpo de la pareja, en especial las zonas erógenas (cuello, cuerpo, genitales).

Satiriasis: Ninfomanía en masculino. Adicción al sexo.

Somnofilia: Excitación al ver y a practicarle el sexo a otra persona dormida.

Como veis esto es un resumen de las filias más comunes y menos retorcidas que existen, ya que hay un amplia variedad de ellas.

¿Os habéis sentido identificados/as, con alguna de ellas?

Sabed que hasta cierto límite, el sentir varias de estas filias, se pueden considerar como algo normal, superar esos límites, puede considerarse perverso o patológico.

¡¡Sea como sea, con filias o sin ellas, hay que disfrutar del sexo como se merece, al máximo!!

Vuestra Bernice 

7 comentarios en “Parafilias

  1. Un amigo catalán, cuando me decidí a estudiar psicología me dijo algo que pude comprobar que era muy cierto: ¨Cuando empieces a estudiar psicopatología, vas a creer que tienes de todo, pero no es así, todos tenemos parte de todo, esto se convierte en un problema cuando nos impide hacer una vida normal¨. Interesante artículo. Gracias por escribirlo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s