A veces

A veces

 

A veces nos sentimos tan vacíos, tan perdidos que creemos que no tenemos nada que dar, nada que entregar, que nuestra alma  navega sin rumbo en un limbo incapaz de superar.

A veces nos deleitamos en el propio dolor, ese que se alimenta de nuestras entrañas ahondando cada día un poco más en lo profundo de nuestra oscuridad.

Son esas veces las que nuestras propias lagrimas nos ahogan en un mar de dudas, en una existencia confusa, en un ir y venir, en una sonrisa llena de falsas esperanzas…

Pero a veces, solo a veces, aparece una mirada. Unos ojos claros, seguros, de un verde en calma y a la vez de una irresistible fuerza que se apodera de todo tu ser.

Unas frases que te llenan los minutos, una sonrisa que ni tú sabes de donde sale ilumina tu rostro, una sensación se empieza alimentar de ti sin más.

Ese algo a lo que no te atreves a ponerle nombre, ese quizá que empieza a llamar a tu puerta teniendo esa mirada en tu cabeza todas las horas del día, ese algo que eres incapaz de controlar y que ha entrado como un huracán arrasando, devorando por dentro esas ganas de sentir, alimentando con fuerza ese deseo, revolviendo a tu primal interior, provocando al animal que antes pasaba las horas con el rabo entre las piernas.

Y te encuentras con ese penetrante ardor que nace de tu entrepierna, al cual sucumbes con tus propias manos para aliviar ese dolor que te nace, ese deseo contenido que te revuelve por dentro provocando que tus espasmos sean un río con distintas corrientes que acaban llevando su nombre en el ultimo suspiro. Y te enredas entre las sabanas revolcándote como animal en celo queriendo sentir más allá de la distancia, mas allá de las frases  y tienes la esperanza de que sean sus manos, sus arañazos los que marquen tu piel, los que provoquen tus gritos, los que te lleven a ese extinguido nirvana de tu alma, avivando de nuevo el fuego eterno de la lasciva lujuria.

A eso yo le llamo; despertar a sentir… Sentir de nuevo ese fuego en cual seres como tú y yo nos movemos…

Porqué en ese momento sé quien soy entre tus brazos.

 

Vuestra Bernice 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s