Ceremonia de sumisión

Después de leer en varios blogs, todos y cada uno de ellos aportan la misma ceremonia de origen Australiano. Como digo siempre, puede ser una guía pero que mejor que cada pareja le de el sentido y las palabras que para ellos sean más personales e incluso añadan algo más intimo a la misma. 

La ceremonia es entre Amo y sumisa 

Debe de ser una entrega libre y voluntaria hacía el Dominante, dedicas tu mente y tu cuerpo a tu Amo, no te entregas ni a un ideal ni a una causa, te entregas a otra persona a la cual le deberás respeto y obediencia. En una relación donde se avanza de su mano, complaciendo sus deseos. ÉL velará por la sumisa/o y se preocupara de su pertenencia, siempre. 

Cosas necesarias para el rito:

– Una mesa de altura normal y una vela blanca sobre ella

– Regalo de la sumisa a su Señor: algo pequeño que elige ofrecer porque simboliza la esencia de su sumisión.

– Collar auxiliar y cadena (no unidos)

– Azote, fusta o toalla no muy grande

– Consolador

– Venda negra para los ojos (colocada junto a la cama)

– Vendas o cuerdas (atadas a cuatro esquinas de la cama en la preparación)

– Flor roja (eg. un clavel) que la muchacha lleva como símbolo de su entrega.

Es deber de la muchacha asegurarse de que todo lo necesario está listo.

Vestido:

La sumisa debe vestir con ropas donde deje claro que ella está ofreciendo su cuerpo a su Señor y complacen su gusto. Ella debe perfumarse con cuidado. Vestirá al Amo si él así lo desea.

Comportamiento general:

La sumisa debe comportarse con humildad pero no sin ocultar sus partes privadas a su señor. Su voz debe ser baja pero no un susurro y ella debe mantener la cabeza baja en una actitud de sumisión. En ningún caso puede ella corregir a su Señor.

La ceremonia:

En la mesa se fija una vela encendida sin ninguna otra luz en el cuarto. Se coloca en frente el regalo. El  quieto a un lado de la mesa, la sumisa frente a él. Ella tiene los brazos caídos a lo largo del cuerpo y muestra las palmas de sus manos a su señor.

  • Amo: ¿Vienes aquí de tu propia voluntad libre?
  • sumisa: Sí, vengo libremente.
  • Amo: ¿Aceptas libremente que te someterás a mí?
  • sumisa: Sí, soy desde ahora tu sumisa.
  • Amo: ¿Juras solemnemente que me darás cuanto pida totalmente, sometiéndote sin trabas a mi disfrute de ti?
  • sumisa: Sí, lo juro por todo mi Señor
  • Amo: Repite estas palabras:” Juro solemnemente someter a tu voluntad, mi corazón (la sumisa toca su pecho y toca el de su Señor), mi mente (toca su frente y la de su Señor) y mi alma (toca sus labios y luego los de su Señor). 
  • sumisa: “Juro solemnemente obedecerlo inmediatamente, sin reserva y sin vacilación en lo que me pida. Juro solemnemente parecer hermosa a sus ojos, sonar graciosa en sus oídos (el Amo levanta la sumisa barbilla )

– Amo: Soy tu Señor.

– sumisa: Es mi Señor.

– Amo: Soy tu Amo.

– sumisa: Es mi Amo.

  • Amo: Soy tu dueño. Eres mi sumisa. Tu cuerpo es mío. Tu boca es mía. Tu sexo es mío. Sirves mi voluntad. Sirves mi palabra. Sirves mi placer.
  • sumisa: Es mi dueño, soy suya, soy su sumisa. Mi cuerpo es suyo, mi boca es suya, mi sexo es suyo. Su voluntad es la mía. Sus palabras son órdenes. Sirvo a su placer (después de esta declaración, el Amo puede dar una palmada a la sumisa en la cara o la otra parte de su cuerpo)
  • Amo: Ahora que he tomado la posesión de ti para el período, llevaré tu regalo como símbolo de todo lo que deseo gozar en ti. (El Amo coge su regalo que ella le ofrece con dos manos). Dame tu flor, símbolo de tu sometimiento (Ella da su flor y se arrodilla ante su Amo, con las manos a la espalda de ella. El Amo destroza la flor, pétalo por el pétalo y los mira caer). De la misma forma que he hecho uso esta flor, hago uso de ti. Ahora desnúdate. (la sumisa se quita la ropa y los adornos y vuelve a arrodillarse ante Amo, las manos unidas detrás de ella y las piernas levemente separadas)
  • Amo: Viniste desnuda a mí. (pone en el cuello de la sumisa el collar del dominio). Lo usarás siempre que te lo ordene. (la venda negra y con ella tapa la boca de la muchacha). Hablarás cuando lo ordene. Tu cuerpo está para mi placer. Muéstralo. (ella alza sus caderas ofreciendo su sexo. El señor inserta si quiere el consolador en ella) Mi voluntad penetra las barreras de tu cuerpo. Ahora póstrate ante mí. (ella de rodillas pone la cabeza en el suelo). Soy tu Dueño. No aceptarás más Señor y sólo a mi me rogarás que te posea. (Pone un pie sobre la espalda de ella como símbolo del derecho de pe

“Es mi Dueño y yo soy su sumisa”

Bernice 

4 comentarios en “Ceremonia de sumisión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s