Estados de conciencia alterados & Shibari


Una mesa redonda a la que asistí en el Festival Erostreet, con más o menos el mismo nombre que el título del post, me ha hecho meditar en lo que supone para mí el Shibari, y el porqué de este enganche a las cuerdas.
Los ponentes de la mesa redonda, Dave Laciter, Maranta Rubiera, Jowy , y su percepción e incluso investigación sobre lo que puede o no generar las cuerdas, en distintos procesos, situaciones y personas. Me hacen querer escribir este artículo ahondando un poco más y de manera más técnica o mística, según como lo quieras interpretar.
Lo que es cierto es que todo lo que yo pueda o no decir aquí sobre sensaciones, creencias, son percepciones mías, a las que quizá les podré añadir algún que otro comentario que se debatió en la mesa redonda, e incluso ese proceso de intercambio de ideas me hizo reflexionar y más que justamente el día anterior había sido atada y suspendida, por dos atadores muy distintos. Glü Wür y Nudoos.

Algo importante que se debatió, fue el hecho de como lo puede percibir la gente de fuera y la idea generada de que el ser atado/a es un estado de sumisión, a lo que podemos decir, que sí y que no. Más bien es un estado de entrega, y confianza a la otra persona pero no por ello a no ser que ese sea tu rol o vínculo con el atador tendría que ser un estado de sumisión. Así que si el miedo generado a probar las cuerdas es que piensas que vas ser sometido eso no es así, la sumisión es un acto voluntario, un rol establecido en el cual tu estableces límites con tu compañero Dominante. Pero que te aten, dejar el “control” o la confianza en manos de otra persona no indica acto de sometimiento, más bien es un acto de entrega donde por unos momentos dejas parte de tu confiabilidad a otra persona, con la opción al igual que el rol sumiso de parar en cualquier momento o de decir que eso no te está gustando.

¿Pero que generan las cuerdas? ¿Podemos hablar de terapia como tal?

Estas mismas preguntas surgieron en la mesa redonda.
Es importante tener claro, que el Shibari no es una terapia como tal. Aunque sí que genera muchos aspectos terapéuticos a la persona atada y siempre será según la persona, sus sensaciones, su manera de sentir y sobretodo e importante y como todo, no es algo que pueda gustar a todo el mundo y por eso aunque los atados solemos acabar hablando de sensaciones parecidas, lo que nos genera esas sensaciones no tienen porque ser estados de percepción idénticos.
Algo que surgió en la mesa redonda y que me pareció muy interesante, fue en cómo nos podemos sentir a nivel mental, ya sea por la reacción química que sufre nuestro cuerpo en ese nivel alterado de restricción atada; pero el hecho de comparar esa sensación con el nacimiento, con volver a nacer, con un estado de conciencia vacío me pareció de lo más acertado y una manera nueva de entender cómo nos podemos sentir cuando nos atan. Hasta aquí y más o menos por encima lo que se habló en la mesa redonda.

En el Eros, el Shibari tiene mucha aceptación, por eso desde hace dos años hay una zona donde atadores, como Nudoos, Glü wür etc… Pueden atarte y que tú mismo puedas entender o disfrutar esa sensación.

¿Y COMO ME SIENTO YO?

 

Cuesta de entender cuando te preguntan y tú dices; Una sensación de libertad increíble. Y suele ser incluso una frase típica.

También te puedo decir que aunque no sea una terapia, como tal, a mí me sirve y me ayuda a evadirme de conflictos internos o situaciones que en ese momento me sobrepasan. Atada me dejo ir, olvido el exterior para centrar mi mente, mi cuerpo en mí. Y solo siento a la otra persona, al atador, lo que me puede transmitir o lo que yo misma según mis energías soy capaz de transmitirle a él/ella. A cada giro de cuerda que siento mientras me ata, mientras restringe la movilidad estoy dejando ir todo aquello que de verdad me aprisiona, mis miedos, inseguridades, e incluso mi dolor. Estoy confiando en ese momento, estoy entregando todo lo que me supera y la persona que me ata, me esta dando lo que en ese momento más necesito, un abrazo, uno tan fuerte que me calma, uno tan amplio que me eleva, uno donde a través de sus cuerdas, de sus manos encuentro seguridad y donde antes había frustración, rabia, miedo siento libertad, la que me ha entregado ese momento en el cual he conseguido ser yo misma de nuevo, dejándome caer en el vacío para volver a nacer libre de todo lo que sujetaba mi ser…

Bernice

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s