Carta 2

Aquí estoy de nuevo, en esta sección donde a quien escribo es a ti. Pero donde me lees tú.

Ha sido un fin de semana más bien tranquilo, ya tocaba, a veces es necesario desconectar de eventos, fiestas, gente, etc… Pero aún así el viernes estuve en una charla coloquio impartida por Ignasi Puig, sobre intersecciones Mundo Swinger/Bdsm. Se buscaba ,diferencias, puntos en común, compatibilidad de ambos ambientes en un mismo espacio, etc… Tú tenías una cena. Así que quedé con amistades del mundo Swinger para cenar y a nosotros se unieron Selene y Valls, como se puede ver dos mundos, diferentes sensaciones que quizá puedan convivir; para mí lo que se sacó de la charla fue que las diferencias existen y que los puntos en común son el mismo diálogo y algo importante, que entre los que nos movemos por los dos ambientes tengamos claro dónde estamos en cada momento. No creo que sea complicado unir ambientes, pero la falta de información y las típicas leyendas que se generan en torno al Bdsm, puede ser un factor a tratar, información, hablar con personas que tenemos relaciones D/s liberales, etc, ayudaría a desvincular ciertas tendencias falsas que se generan, en sí somos dos mundos libres, cada cual a su modo, pero sí lo somos.

Cuando la charla acabó, hubo gente swinger que se quedó en el IO. Ver y aprender las diferencias de los locales es importante, de esta manera se puede entender mejor los dos ambientes.

Nosotros dos, hablamos mucho del tema. Tanto tú como yo tenemos clara la diferencia, en el Bdsm eres mi Amo, y yo tu sumisa, en el ambiente liberal somos una pareja Swinger más, pero en dos los tenemos impuestas y consensuadas nuestras propias normas de cómo relacionarnos, ese creo que es el factor más importante que se debe de tener en cuenta. No somos normativos, por lo tanto establecemos nuestras propias reglas, según lugar, siempre respetando el código Swinger y el protocolo Bdsm. Eso hace que la relación  que se mueve entre dos aguas, se lleve más o menos bien, claro está que siempre surgen dudas e incluso momentos donde se tiene que gestionar sentimientos ya que la D/s lleva en contrapartida una gran carga de confianza y un gran vinculo de entrega por parte del rol sumiso, al igual que el Dom tiene una gran obligación sobre su posesión, palabra que muchos vinculan de manera negativa o creen que es una atadura patriarcal, que en sí no es cierto porque vuelvo a recordar, que la dominación es tanto masculina como femenina.

Esto es lo que destaco del viernes.

El sábado fue otro cantar, a parte de tu gran catarro, decidimos pasar el fin de semana tranquilo y como no, Rústico, para eso nos fuimos a la casa que tienes ( el lugar es indiferente). Playa y campo, donde poder estar relajados a nuestra manera.

No me voy a extender demasiado, en sí, somos dos personas “normales” . Compra al super, preparar comida, salir andar, desnudarme en una casa abandonada y hacer fotografías ( eso para mí es normal, jajajaja) como puedes leer un finde típico de pareja.

Y ahora viene donde voy a contestar la pregunta que me hiciste y quedó en el aire, pues en aquel momento no pude ni las palabras me salían para responder.

¿Cómo me he sentido?

<< Entrega, liberación, sexo primal, desgarro, pasión, tu voz, tus manos, tú.

Siento que me partes en dos, que mi cuerpo se ensalza en una lucha por ser más para ti, mi mente se deja guiar por tus palabras, siento, me dejo llevar hasta tal punto que ni yo misma sé donde estoy, solo tu cuerpo me rodea con fuerza, me asfixia, me posee, me pervierte, saca al animal que llevo dentro, esa perra que sé que te gusta.

Me follas la mente, esa es la frase tan típica que algunos creen que es imposible de hacer, pero que tú consigues avanzando a cada rato que estamos juntos, soy tuya, tú eres mío y los dos nos unimos en esa lujuria sin medida, sin estereotipos, dejando que nuestra piel sucumba a lo peor de nuestra perversión.

Mi mano se adentra en mi sexo, mientras tú me rodeas, me hablas, me guías en el deseo de que mi placer sea tuyo, solo sentir tu cuerpo en mí ya hace que nazca el ansia de entregar todo lo que soy, todo lo que llevo dentro y nunca he sacado. Mi cuerpo empieza tranquilo, mi roce es calmado, pausado, mientras tú me rodeas con tus brazos y tu aliento roza mi nuca mientras me susurras, tu miembro palpita en mi pierna y mi cuerpo pide más, pues tú deseas más, lo siento, aumento el ritmo me fricciono contra ti y lo que empezó lento y calmado acaba en un baile de lujuria y desenfreno que hace que mi cuerpo explote entre mis dedos y tu abrazo cálido, pero quieres más, como siempre.

Te adentras en mí, sin dejar que mi cuerpo respire, se tranquilice y empiezas a ser tú quien me llena por dentro, abarcas los dos espacios de mi ser con tu mano y en ese momento estoy perdida, en ti, me llevas al límite pero quiero más, darte más, ser más para ti, no sé cómo gestionar y me recuerdas que no piense, que me deje ir, y eso hago, explotando una y otra vez, eyaculando sin medida, mojando tus ganas, las mías en un placer que se torna infinito. Relajo mi cuerpo, me haces parar, respirar, reducir mi ritmo y cuando te das cuenta que estoy entrando en calma, activas de nuevo mi piel, solo con tu voz, apretando mi cuerpo contra el tuyo, sin tocar mi sexo, solo arañando, besando, mordiendo, y tu voz, me llevas a ese orgasmo que me nace sin penetrar mi intimidad, saliendo solo de mis entrañas, sin más.

Y sigues llevándome a ese camino sin retorno, en el cual solo deseo ser especial, conseguir que mi cuerpo sea el altar para tus perversiones, establecer esa conexión en que mi entrega sea lo que más desees, quiero el placer que me otorgas, pero deseo entregarte el dolor que me pides, conociendo mis límites, los de mi cuerpo contigo extralimitando mi propia mente, quiero ser el todo de tu deseo más primal, perverso y sádico. >>

Creo que te he contestado. Lógicamente es solo una parte de todo lo que sentimos juntos. Pero como siempre hay partes que siento que son tuyas y mías.

 

Vuestra Bernice 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.