Me gusta observar¿Y qué?

Me gusta observar¿Y qué?

observar

 

 

¿Quien no se ha excitado alguna vez observando? Morbo por el placer de simplemente y a lo lejos de poder observar a alguien …

Y cuando te dicen, eres Voyeur que respondes : Me gusta observar ¿Y qué?

Como todo en el sexo, la excitación viene de la mano de ciertos factores. Puede ser complicado comprender que para algunas personas  la excitación venga acompañada del placer de observar a alguien, generalmente a escondidas, personas desnudas o que están apunto de estarlo e incluso manteniendo sexo.

Según datos contrastados se dice que el VOYEURISMO  se da el 90% en hombres y que estos a su vez tuvieron una estricta educación en su infancia.

En Sexología, el Voyeurismo esta catalogado como parafilía. en sí, si nos ponemos a catalogar hay distintas maneras de lograr satisfacción sexual mas allá de la relación intima tradicional.

La psicología refiere que 99% de voyeuristas son varones heterosexuales, carentes de agresividad e inseguros, que se excitan al espiar logrando una erección. Tras esta acción generalmente se arrepienten, aun cuando no son descubiertos, y se justifican diciendo que hay un impulso interno que los lleva a realizar dicho acto.

Pero como todo, es según el prisma con el cual se mire y lógicamente según el contexto en el cual sea usado el Vouyerismo. No voy a debatir lo que dicen los expertos, ya he explicado con anterioridad que todo lo que supone un trastorno en tu vida diaria se debe de tratar, y el voyeur no esta exento de ello si el limite sobrepasa unos términos mentales llamados “normales” ( Que poco me gusta esa palabra)

El voyeurismo​ (o voyerismo) proviene del francés voyeur(mirón) y encierra su excitación en el hecho de esconderse para observar, es decir, la emoción de no ser descubierto incrementa el placer que produce lo que se está viendo. Por eso algunos especialistas no reconocen como voyeuristas a los aficionados a la pornografía o a quienes pagan por ver un acto sexual en vivo.

Pero como todo tiene matices voy hacer unos apuntes al acto del Voyerismo, en muchos casos ese acto puede estar consensuado, como ya sabes nos movemos por el lado oscuro; por ejemplo en un local Swinger todos pasamos a ser Voyeuristas, ya que como bien se sabe es un lugar donde el sexo se practica a la vista de todos. Quizá y si seguimos los cánones establecidos a eso no se le podría llamar Voyeur, pero sé le dice así.

¿Cuantas parejas consienten a la otra ser observadas en actos sexuales con terceras personas?

O que me dices de la otra cara de la moneda, ¿No te ha pasado nunca que te encuentras con alguien que va desnuda por su casa y a través de esa ventana indiscreta la puedes observar? y ¡¡¡¡¡ME DIRÁS QUE HAS APARTADO LA VISTA!!!!!!!! No te creo… jajajjaja

Creo que como todo, el juego, el morbo tiene mucho que ver. En el Bdsm, por ejemplo, mucho Amo le excita mostrar en publico a su sumisa y observar con orgullo las reacciones que provoca con ese acto, mientras sabe que nadie la va a poder tocar, porque como se dice, es SUYA!!!!!

Así que dentro de que es una parafilía reconocida, y seguramente la mayoría de casos con tratamiento. A veces observar puede ser divertido, como también provocar el ser observado, dentro de unos limites y un consenso en un juego morboso.

 

Vuestra Bernice

 

 

Conóceme

Conóceme

 

Mientras el sol se refugia detrás de las lunas que pasan, mientras esas estrellas se comprometen a iluminar tu camino, mi camino, el sendero que recorren esas palabras, conversaciones que nos llevan a la deriva en una marea entre dos mares…

Sensaciones que despiertan unas frases dichas, momentos robados al propio tiempo donde recaen deseos consentidos.

IN CRESCENDO 

La particularidad de la mente, la reacción a las frases que se desarrollan de manera natural, sin presiones, sin reglas establecidas, fluyendo como quien navega por tu cuerpo con soltura, embriagando, alimentando esa parte oculta de tus deseos…In crescendo…

Olores que ni tan siquiera reconoce aún tu olfato te llegan a lo lejos adheridos a esas sensaciones que puedes discernir entre líneas, ni tan siquiera sabes como es su piel como puede reaccionar tu propia epidermis a su contacto entrelazado, pero en el fondo lo presientes.

Me muevo entre sensaciones sujetas a la distancia, entre posibles, entre el morbo de estar atada a que solo existas en mi mente, mientras esa plausible sensación  lucha por salir de mis entrañas, cogiendo forma física.

Y es cuando establezco un vinculo entre pieles, sintiendo el desnudo de tu alma abriéndose paso entre mis  curvas, analizando cada recodo escondido de mi propio ser, ascendiendo y descendiendo, mientras tu cuerpo engulle el mío. Comportándose como una metáfora de placeres robados a la noche, mientras tu piel se recrea en unirse a la mía, dejando de ser propia para fundirse y enredarse sin posibilidad de saber dónde empiezas tú y acabo yo misma.

Hasta llegar a tu mirada perdiéndome en lo profundo de tu iris o quizá encontrándome, en ese mundo tuyo.

 

 

Vuestra Bernice 

 

 

Infieles

Infieles

 

91f70295-d799-4ae0-a4fe-8d1b5affa0b31220800648.jpg

 

Aprovechando cábalas mías y una pregunta que lancé para Sexy con  Sentido para su programa en directo de Youtube y posterior podcast voy a escribir este post.

Quien  me diga que no ha sufrido una infidelidad en su vida o sido infiel alguna vez, estoy segura que o no se ha enterado o miente. Yo la sufrí en su momento, aunque os puedo asegurar que no he sido infiel (mi religión no me lo permite).

Según páginas de encuentros de internet y algún que otro estudio realizado, el 89% de la gente que es infiel jamás fue sorprendida… ( Es un tanto por ciento muy elevado)

Según he leído dicen que las mujeres somos más sagaces en ese aspecto que los hombres a la hora de disimular los supuestos rastros. Un 95% en contra el 83% de los hombres.

Según esos estudios, las mujeres mentimos mejor que los hombres. Se supone que preparan los planes, organizan estrategias mientras que los hombres son más impulsivos.

ELEGIR BIEN EL AMANTE

Voy a enumerar una serie de tips que he localizado por internet…

  • Gente fuera de tu entorno
  • Borrar rastros numéricos
  • No hablar de ello
  • Lejos de tu hogar conyugal
  • No seas demasiado goloso ( Está me hace gracia)
  • No te enamores

¿Pero porqué somos infieles?

Como no soy una experta en el tema ni tampoco me voy a poner analizar el porqué, creo que la infidelidad en sí podría decirse que es un subidón, no creo tampoco que implique estar mal con tu pareja. Supongo que se tiene que estar lleno de razones para hacerlo y cada cual tendrá la suya. Quizá sentir el escalofrío del principio o vivir con esa persona tus fantasías más locas, el juego de seducción, etc… Pueden ser razones de peso para una persona infiel.

Supongo que una persona infiel se debe de hacer mil preguntas antes de serlo ¿Tengo que romper mi relación satisfactoria quizá por un detalle de índole sexual? ¿Tengo que olvidar mis deseos más profundos?

Una gran frase de Oscar Wilde…

El mejor medio de desembarazarse a una tentación es ceder a ella…

Entonces si te encuentras con alguien que te atrae de manera sexual ¿Como hacer caso omiso? Pues no sé, sinceramente. No estoy para juzgar a nadie, ni sus deseos carnales ni lo que puede implicar eso en su vida.

Pero a mi modo de ver y solo es un punto de vista cuando tu cónyuge no esta al tanto, es un crimen sin víctima.

Otra cosa que quiero destacar entorno a la infidelidad es un punto que me suele dejar descolocada e incluso suelo discutir. No será la primera vez que hablando con un infiel, me dice esto: Soy liberal. Yo suelo responder siempre lo mismo, si sois una pareja liberal eso no es infidelidad porque está consensuado entre vosotros ese tipo de relación abierta,  a lo que la persona me responde: No, no, el liberal soy yo, el- ella, no sabe nada.

No te quiero decir hasta donde me llega la mandíbula ante tal manifestación y creencia de la persona infiel ante esa respuesta… Pero te aseguro que mi cara es un poema y lógicamente le recuerdo que ser liberal en pareja es algo consensuado y hablado, lo demás es engaño.

tenor

 

Vuestra Bernice 

 

¿Ecosexualidad?

¿Ecosexualidad?

El otro día me tope con esta tendencia de la cual no había oído hablar, al principio pensé que eran personas con la parafilia llamada  dendrofilia, que es la atracción sexual hacia las plantas, vegetales o frutas. Pero estaba equivocada, así que me puse a buscar info.

ECOSEXUALIDAD CUANDO LA TIERRA ES NUESTRA AMANTE

Por lo que he leido en varios blogs, etc. Es un movimiento a medio camino entre el activismo ecológico y manifestación artística. Defienden varios puntos de vista; el naturismo, el uso de preservativo, lubricantes y juguetes biodegradables. Y sobretodo la unión de su sexualidad con la naturaleza.

 

EL GOCE DE LA COMUNIÓN CON  LA NATURALEZA

Si pensamos un poco no es algo nuevo, muchas civilizaciones antiguas han adorado en mayor o menor medida a la madre naturaleza.  Y podemos encontrar ritos a la tierra en prácticas sexuales, solo con dar un pequeño vistazo a san google.

Rendir pleitesía a la naturaleza se ha convertido para estos ecosexuales en  una manera más de disfrutar del sexo.

Según su enfoque, tomar conciencia con el entorno puede ser sexy y excitante; acariciar el musgo húmedo, masturbarse con las olas del mar abrazando su cuerpo, acariciarse contra árboles, etc.. pueden ser maneras de estimular su mente para entrar en contacto con la naturaleza de manera sexual.

Como podéis ver  tiene mucho en común con la parafilia dendrofilia. Quizá la diferencia y no soy experta, podría ser que no tienes porqué ser dentrofilico para unirte a esta manera de plantear tu sexualidad.

En sí, los precursores de este movimiento son dos artistas estadounidenses,  Beth Stephens y Annie Sprinkle, quienes desarrollaron un manifiesto y fueron promocionando para conseguir seguidores del movimiento. Se definen como “acuófilos, terrófilos, pirófilos y aerófilos”

Otra parte de esta sexualidad activista está en mantener relaciones sexuales respetando el medio ambiente.

Por ejemplo:

Aprovechar la luz del día, velas naturales, eco-lubricantes, lencería y sabanas organicas y un largo etc…

Como podemos comprobar es un acto sexual, que como en todo lo referente al sexo deberemos de poner nuestros cinco sentidos para como dicen “conectar con la naturaleza”

Os dejo un video  de Youtube que he encontrado …

 

¿Locura, trastorno, o simplemente otra manera de vivir la sexualidad?

Yo solo digo a gustos colores…

 

Vuestra Bernice 

 

 

 

 

Privación de los sentidos

Privación de los sentidos

20171025_093901

La percepción de los sentidos es muy importante en las relaciones sexuales. Nuestros cinco sentidos juegan un papel básico para estimular nuestro cuerpo, nuestra mente y hacernos sentir placeres indescriptibles.

Si te privan de un sentido  la primera reacción que vas a tener es la necesidad de recuperarlo y eso en el sexo hace que nuestro grado de excitación se dispare ya que sentimos esa necesidad imperiosa de utilizar ese sentido.

Los estímulos y sensaciones para alcanzar el placer que buscamos vienen a través de los sentidos; notar a la otra persona, acariciar su piel, sentir su boca, sus besos, escuchar como gime, ver su cara de placer, poder percibir su olor. Todo el conjunto de las percepciones es lo que  nos hace llegar a un grado de excitación alto y alcanzar el orgasmo.

 

¿Qué crees que pasa si privamos alguno de los sentidos o incluso todos?

 

Tacto

Privar del tacto a la persona ya sea con esposas, cuerdas, pañuelos etc.. es uno de los juegos quizá más extendidos. Sentir la necesidad de tocar a la otra persona y no poder hacerlo aumenta tu deseo. Y para la persona que da las caricias, teniendo a la persona a su merced es muy estimulante. Tanto una opción como la otra provocan en la pareja un gran morbo, puedes estimular, acariciar, lamer, besar llevando tu el control y quien recibe se sobre excita al no poder evitar esa supuesta invasión consentida de ceder el control a otro.

 

Gusto

Uno de los sentidos indispensables en el sexo. ¿Te has preguntado qué pasa si no puedes dar besos, lamer, o saborear a tu pareja? En los juegos de Bdsm, se utilizan mordazas o bocados, para privar de este sentido. Por un rato puedes prohibir usar este sentido, comprobaras que es muy estimulante y que las ganas se acrecientan. Y cuando de nuevo vuelves a saborear a esa persona, a besar, te puedo decir que eres capaz de devorar todo su cuerpo. Es  una necesidad imperiosa que se vuelve incontrolable y más después de la privación.

 

Vista

Estoy segura que lo has probado en alguna ocasión, casi todos han vendado los ojos a su compañero/a o al revés. Suele ser una buena manera de provocar morbo, y jugar de manera que el que tiene los ojos vendados tenga que agudizar más sus otros sentidos.  Podemos utilizar para ello : pañuelos, antifaces o incluso máscaras. Notar caricias en su cuerpo que no sabe de quien son, como de repente una lengua ardiente recorre todo su cuerpo, oler un aroma agradable, intensificar con el tacto esa necesidad de tocar a la persona que no puedes ver… Es un excelente juego!!!! 

 

Olfato

El olor corporal, las feromonas…Cada uno de nosotros tenemos una preferencia por el olor corporal, no todos los olores nos despiertan las mismas sensaciones.

¿ Pero quién no ha sentido en el primer contacto con alguien del sexo opuesto esas ganas locas de oler su cuello porque le ha atraído el olor de su piel?  Pero si hablamos de privar de este sentido, quiero enfocarlo más al tema de la respiración, ya que lo que suele provocar una gran exaltación es privar la respiración durante el acto sexual. Suele desencadenar un alto grado de disfrute de la relación el que en un momento determinado y siempre bajo control, te aprieten el cuello o te tapen la boca para que no puedas respirar. La sensación de asfixia mientras estamos a punto de alcanzar el orgasmo, se dice que hacer magnificar la percepción del placer.

Oído

De todos los sentidos este quizá es el que menos puede influir en el acto sexual. Como mucho privarte de escuchar los gemidos de la pareja.

 

Como ya he dicho todos son importantes para la estimulación y el morbo en el sexo. Pero privar de algunos de ellos, o varios a la vez bajo el consentimiento de tu pareja es también muy estimulante y divertido. Puede intensificar sensaciones de las cuales ni tan siquiera eras anteriormente consciente. En el Bdsm se usa  la combinación de privar varios sentidos a la vez, atando o inmovilizado, amordazando, tapando los ojos con alguna máscara. E incluso se usa la momificación, que es privar de todos los sentidos, los cinco a la vez. Normalmente se usa film para ello. 

 

 

Naturaleza

Naturaleza

36520838_510813826002920_8801481402278215680_n

 

 

Naturaleza

«El remarcado sonido del agua repiquetea incesante en su viaje, mientras a la deriva escapa entre los pequeños huecos que la montaña ha dejado, buscando de nuevo el nacimiento de su fluir, retomando el camino que perdió entre las pequeñas grutas, uniéndose entre ellas las pequeñas gotas surcan por la tierra el viaje que les llevará de nuevo a su esencia…»
Nuestra bella esencia, esa que tanto se infravalora, esa que se juzga como débil, esa que se entiende por perversidad, no es más que la búsqueda de la libertad. 
Cierra los ojos…
Atrévete a sentir;
La venda cubría mis ojos, la respiración se entrecortaba mientras de rodillas podía escuchar sus pasos por la habitación, sin más agarró mi cabello y me tiró hacía atrás, provocando una sacudida de placer en mi bajo vientre, una quemazón extenuante despertaba mis sentidos dormidos, aquellos que siempre se abrían cuando mi mente y mi cuerpo era entregado. No podía ver su rostro, ni los gestos tan conocidos por mí, tan solo sentir la expectación que se creaba entre nosotros. Mi piel se erizo cuando su mano rozó mi nuca y descendió lentamente por mi espalda desnuda, mezclándose el sentimiento de anhelo que percibía con el simple hecho de estar allí.
Volvió a tirar de mi hacía atrás agarrándome del pelo, desestabilizando mi cuerpo de la fuerza que ejerció, al momento noté el sabor de su boca ahondando en la mía, mientras los besos devoraban los gemidos en un ahogado suspiro, y mi sexo se humedecía por la necesidad de ser parte de él. Dos en uno, esa es la sensación cuando la comunión de nuestros cuerpos bailan entre el placer y el dolor. Mi corazón latía con fuerza, y pude sentir el suyo cuando me levantó y abrazó; diciéndome al oído: Te quiero…
Quería deshacerme los labios con los suyos, no olvidar el sabor que nos unía. Me tumbó en la cama dejando caer mi cuerpo, mientras sus manos recorrían mi piel y sus dedos se perdían en la humedad de mi sexo.
Mi universo se expandió y se contrajo al influjo de sus dedos, en ese constante crepitar, siendo implosión de deseo cuando el primer azote me pilló desprevenida y mi sexo fue marcado, haciendo que mi cuerpo reaccionara esparciendo vida, derramando sensaciones. Sus brazos me abrazaron, sus labios recorrieron mi nuca, su cuerpo se estrechó contra el mío y en ese momento me poseyó, en una bizarra comunión, en un cataclismo de lujuria, en un deseo más allá de lo predecible…sintiendo la llamada de la propia naturaleza…


Vuestra Bernice

El escritor

El escritor

IMG_20180624_230235190_LL-01

 

Intuía su cuerpo a través de las cortinas de su habitación. Siempre paseaba desnuda y las sombras de su contorno se difuminaba a través de la luz tenue mientras yo me sentaba en mi vieja silla a observar como noche tras noche se quitaba la ropa de manera pausada.

Encendía un cigarrillo a oscuras y allí sentado la observaba en silencio mientras el humo invadía la estancia y la colilla caía por sí sola a un suelo deteriorado y mugriento de la casa de un hombre solitario. Ese soy yo.

Perdido entre miles de papeles arrugados por doquier y esperando a que llegue de nuevo una inspiración que perdí el día que mi Musa me abandono.

Inhalo el humo de nuevo mientras el vaso de ginebra barata apostado a mi lado que empieza a estar ya vacío, si no me hubiera perdido en el mundo de las drogas y el alcohol quizás aún mi cabeza escribiría historias, pero me sumergí en el devenir de ese mundo que te embriaga casi como un buen polvo.

Abandoné todo para encerrarme en ese pequeño cuarto a encontrar una inspiración saturada de cocaína y alcohol. Enfrascado en mi propia miseria no intuía luz alguna y mi musa parecía haberse ido sin retorno alguno al mundo de los dioses y las ninfas donde los cuentos son más reales que la porquería que esnifo por la nariz cada noche.

Y aquí sentado observo mientras esas sombras chinescas invaden mi imaginación intentando intuir más allá de lo que se logra vislumbrar. Una copa de nuevo llena y una raya acompañan a mi garganta seca y agrietada casi creo que voy a vomitar pero no lo hago dejo que el amargor me atraviese por dentro como cuchillas cortantes que rasgan mi alma cada día ¿O son noches?

Ella se acerca a la ventana y yo la observo desde la humareda que me acompaña en mi cuarto cerrado y sin ventilación.

Abre las cortinas y sonríe y parece que lo hace para mí. Pero se que no es así, ella ni sabe que existo.

Expone su cuerpo mientras la brisa acaricia su piel. Es una imagen digna de admirar y allí en las sombras estoy yo. Observando escondido su piel nívea como el alabastro mientras su melena roja como un rubí cae poderosa sobre sus hombros. No alcanzo a ver bien pero un brillo destella sobre su cuerpo. Mañana sin falta me compro unos prismáticos.

Otro día en decadencia. Mi pluma  parece no querer hablarme y sigo sin poder escribir.

Esta noche espero ver a la belleza de pelo color fuego en su ventana. Me he comprado unos prismáticos tengo el sillón delante de mi ventana y las luces apagadas. Como siempre me acompaña mi fiel ginebra y la única amiga que hace que me sienta mejor “Cocaína”

Ella enciende las luces como cada noche. Acaba de llegar.

Vislumbro su sombra entre las cortinas que aún están echadas pero solo pensar en su cuerpo esculpido por dioses hace reaccionar a mi miembro.

Solo tengo que esperar unos minutos para ver como descorre las cortinas; está desnuda y sonríe. Enciendo un cigarro y me preparo para lo que mis ojos están a punto de divisar; envidio a quién sonríe cada noche. Ojalá esa sonrisa aterciopelada fuera para mí.
Pasea con vehemencia su desnudez y la luz de la luna se reflejaba sobre su cuerpo. Vuelvo a ver ese destello sobre el cuerpo de la mujer; cojo los prismáticos para poder vislumbrar más de cerca ese cuerpo endiablado que me vuelve loco por las noches.

Sobre la piel de ella se puede distinguir que el destello es un bello abalorio que rodea su cuello y cae por sus pechos turgentes. En su mano puedo ver que lleva otro collar de perlas nacaradas que relucen briosas.
La ventana de ella tiene una repisa en la cual se acomoda dejando así que la brisa de la noche roce su cuerpo y mientras la luna baña su piel.

Los brillos nacarados acarician su piel y las perlas rozan suaves sus pezones mientras ella juega con ellas para conseguir mayor fricción a ese dulce castigo. Mi pantalón está a rebosar y mi miembro toma vida propia despertando de su dulce duermevela.

Puedo distinguir como coge sus perlas y las desliza por su sexo. Otorgándole el roce extenuante y continuo por sus labios carnosos. Me remuevo nervioso en mi sillón pues me cuesta distinguir bien el juego con las perlas y mi imaginación se dispara; pensando qué está haciendo con ellas.

Lo que sí distingo es como arquea su espalda y su cabello cae en cascada llegando a rozar la repisa de la ventana. Mientras  una mano juega con su sexo con la otra va rozando las perlas por sus pezones rosados y erizados.

Es una vista maravillosa y digna de admirar. Esa belleza nívea de pelo rojo como el fuego con sus perlas nacaradas acariciando su cuerpo y como disfruta jugando con ellas. Llevando su placer a la vista de todos.

Creo que mis ojos se van a salir las órbitas cuando se pone delante de la ventana e insinuante mete dentro de su oquedad parte del abalorio nacarado mientras sonríe en mi dirección. Es un gesto tan evocador que mi polla parece tener vida propia y despunta enhiesta y provocadora mientras por mi frente recorre unas gotas perladas de sudor.

Mientras ella hace desaparecer el brillo nacarado de su placer que ya no es visible al ojo humano.

Mi deseo ahora mismo es lamer su clítoris mientras ella sigue regalando placer a su oquedad húmeda con las perlas en su interior e ir sacando perla a perla mientras succiono junto a sus rosados labios.

Me desabrocho los pantalones sin poder contener más la necesidad de llegar a sentir lo que ella siente en ese momento y lentamente agarro mi miembro con mi mano apretando el delirio de mi necesidad.

Mi mano sigue un ritmo constante y raudo mientras sigo observando como ella sigue clamando a su orgasmo.

Sus perlas vuelven aparecer delante de mis ojos y ella sigue con la fricción de ellas en sus labios expuestos y yo me imagino pellizcando sus pezones y amasando sus pechos.

Mientras amaso mi miembro ya reclamante de un clímax adyacente veo como mi musa está apoyada de nuevo en la ventana y un gesto dulcificado en su rostro me da a entender que ha culminado su placer, mientras el mío llega sin avisar.

Dejando mi cuerpo laxo y mi mente llena de fantasías que poder plasmar de nuevo en un papel.

 

Vuestra Bernice

 

.