Una parte de la sumisa…

Una parte de la sumisa…


Te sugiero que expliques cómo te preparas físicamente y emocionalmente para una sesión , por favor, dame todos tus detalles sórdidos…
jajajajajaja

 

Screenshot_20171012-152722

 

Así empieza este post, con la pregunta de mi querido diablillo, no sabe nada Dave Laciter.

Si os soy sincera, no sé si estamos al cien por cien preparadas nunca. Una sesión de BDSM implica mucho, y siempre depende del Dominante. Pocas veces te avisa de lo que va a suceder en la sesión, los hay que lo organizan todo y te envían indicaciones o los que se dejan guiar por su instinto y van haciendo sobre la marcha. Sea como sea lo mejor de una D/s es conocer los gustos de tu Amo y si hablamos de juego es lo mismo, tienes que conocer los gustos de tu Dom. Para mí sesionar no es con cualquiera, implica mucho y si no hay confianza, feeling, etc… como que paso bastante. A veces me preguntan qué diferencia existe entre una sesión y sexo, pues la hay.

Lo queramos o no, a veces sesionar no va a implicar mantener sexo, pero esto es otra pregunta que me hicieron que abordaré con más calma junto a la pareja de Amo y sumisa que la propusieron.

Vayamos por partes; ¿Cómo me preparo físicamente? Esta pregunta puede tener diversas lecturas,  y os digo porque. El Amo puede exigir si así está CONSENSUADO ( Recordar que todo se consensúa) aspectos físicos de su sumisa según sus gustos ¿Cómo qué? Te pongo un ejemplo; Al Amo le gusta que su sumisa se vista de una manera concreta, o que use un tipo de perfume, también puede ser algo de su físico como ir depilada o no, eso siempre va a gustos. Pero también está la parte física del cuerpo, lógicamente no es lo mismo sesionar por ejemplo para una suspensión de Shibari que para una sesión de Spank, sin ir más lejos una suspensión de Shibari implica una serie de ejercicios, estiramientos y preparación por parte de la sumisa para evitar daños mayores y tener los músculos y el cuerpo preparado para el esfuerzo que implica esta práctica. ¿Pero para el Spank? sinceramente no sé si existe preparación física, jajajaja, yo no me preparo de ninguna manera, simplemente me dejo llevar por las sensaciones que me despierta ser azotada y en esta parte entra la emocional, es complicado de explicar si no se vive, pero lo voy a intentar…

 

Siente conmigo…Vamos a recordar Dave…

 

Un Dom siempre lo es, y su mirada lo decía todo. La primera vez que me crucé con sus ojos ya noté en él, en su manera de mirarme, en cómo su sonrisa ladina me embaucaba, tenía claro  que acabaría prendada de ese diablillo sátiro. Nunca estás preparada emocionalmente para las sensaciones que te pueden despertar. Se trata en mi caso simplemente de sentir.

Con Dave recuerdo sus cuerdas  deslizándose por mi piel mientras su aliento me susurraba al oído y  es imposible cuando se despierta esa sensación no dejarse llevar, ese abrazo que todo lo envuelve, cuando un simple beso te devora las entrañas y te sientes dominada. Cuando su mirada te parte en dos, cuando sus manos calientan mis nalgas y la humedad resbala entre mis piernas. O cuando y como me hizo a mí, me dejó completamente expuesta delante de la gente, mientras me abrazaba por detrás y sus manos retiraron mi ropa interior para después y agarrándome por el cuello  sin poder dejar de sentir su aliento en la nuca, me masturbó con fuerza, provocando un golpe dentro de mí que derivó en un río resbalando por entre mis piernas. Así que emocionalmente no te preparas, te despierta, te aviva y todo esto viene dado por la expectación que te crea esa dominación, ese morbo que te provoca sacando de ti ese lado primal. Es así y eso no pasa con todos.

 

SANDIA MI AMOR!!!!!!! ( Cosas nuestras)

 

Vuestra Bernice

La pequeña Anaïs

La pequeña Anaïs

 

 

La brisa se adentra por la comisura de la ventana, el sol resplandece. Parece ser que la lluvia de días pasados nos va a dar una tregua. Aún duermes, plácido y tranquilo, a veces te observo en silencio, admirando todo el esplendor de tu masculinidad, esa que me gusta tanto. A mi mente que es inquieta por naturaleza se le acaba de ocurrir una idea, cojo el móvil y busco a mi pequeña, Anaïs. Ella es mi sumisa.

No tarda en contestar con su acostumbrado “Buenos días, mi Señora”. Anaïs que lleva ese nombre, por la gran Nin, hace poco  que está en este mundo, en sí me estoy encargando de que aprenda todo lo que conlleva ser sumisa. Incluido el aburrido protocolo, pero que le voy hacer, me gusta que las cosas se hagan bien, y el BDSM es así ¿Si no que tendría de diferente con otro tipo de sexualidad alternativa?

Le explico mi idea para esa noche, como siempre me responde con su “Diossss” tan expresivo cuando algo le gusta o le excita. Me encanta jugar con ella, con el morbo, y provocar que se sienta especial, porque lo es. Cuando dejo el telefono, Anaïs ya tiene claro cómo va a ir la noche. Me giro y me estas observando.

—¿Con quién hablas tan temprano?

—Con anaïs— Te digo tranquilamente. Una sonrisa maliciosa se me dibuja en el rostro y el brillo de mis ojos no te pasa desapercibido.

—¿Qué has tramado? — Me acerco hacia ti y recuesto mi cabeza en tu pecho. Me gusta sentir el latido de tu corazón en mi oído, a veces me habla lo que tu callas. Me abrazas fuerte, como siempre, mientras esperas mi respuesta.

— Lo sabrás pronto.

—Miedo me das—Sonrío oculta entre los pliegues de tu piel, mientras tu olor empieza a despertar mi deseo.

Me das la vuelta de golpe, dándote  la espalda, mientras tu mano se pierde entre mi sexo húmedo y es inevitable acabar entregando el placer que me pide, una y otra vez, hasta que se cansa. Y entonces me mira con su típica y ladina sonrisa, y me dice;

—Ahora sí, Buenos días…

Lleva todo el día intentando sonsacar lo que se me ha ocurrido para la noche. Pero esa parte es mía, mi lado Dom,y sabe muy bien que no puede entrar, pero suelo compartir esos momentos con él. Es más divertido si jugamos todos ¿No crees?

 

Cuando ella llega puedo entrever su nerviosismo a través de su dulce sonrisa, sus ojos brillan casi tanto como los míos, me acerco lentamente a su boca húmeda y le beso, suave, sin prisas. Tener a anaïs me aporta la libertad en mi rol que necesito, es mi pequeña, dulce, dispuesta, pero también salvaje y excitante a la vez. Y aunque yo sea la Ama, la complicidad en mis juegos con  ella es lo que hace que funcione, entre mujeres nos entendemos muy bien y sabemos cómo provocar, crear expectación y transmitir sensaciones. El sexo por sí solo no aporta morbo, el juego, la trama, la sensualidad, el ambiente, etc es lo que consigue el verdadero placer de lo que vendrá o está por venir. Provocando, como a mi me gusta.

Rústic está sentado, le he dicho que espere viendo la televisión, leyendo o lo que quiera, pero no se puede acercar a donde estemos nosotras hasta que no le avise. Anaïs lo saluda con el respeto que se merece y mi Señor le devuelve el gesto con un suave  beso en la mejilla.

Me la llevo a la cocina, y allí empezamos a trastear entre ollas, cacerolas, abriendo la nevera, cerrando y preparando lo que será una cena especial.

Oigo de vez en cuando carraspear  a Rústic, estamos en sus dominios, y eso sin duda le pone nervioso. Pero cuento con eso, Anaïs va siguiendo mis indicaciones, voy jugando con ella, acariciando su cuello, besando levemente la comisura de sus labios, adentrando mi lengua en su boca y permitiendo que sus manos rocen mi cintura.

Cuando está todo listo, le digo que vaya a cambiarse a la habitación. Yo salgo a comprobar que mi Amo, está tranquilo, que sé que lo está, pero expectante por lo que he preparado. Me dirige su penetrante mirada nada más pasar la puerta.

—Ven aquí—Eso ha sido una orden. Puedo reconocer su tono de voz mientras sus ojos me miran fijamente.

Me acerco dispuesta a cumplir sus deseos. Me agarra del cuello y me devora la boca, de manera salvaje, sin dejar que pase el aire entre nosotros.

—Espero que valga la pena tanto lío— me dice soltando mi cuerpo de nuevo, y en ese momento, es cuando recuerdo porque le adoro. Todo él, es vicio puro y duro, excitante y morboso.

—No lo dudes— le digo con una sonrisa maliciosa.

Le dejo de nuevo esperando, sé que no le gusta, pero espero conseguir que disfrute de la velada. Entro en la habitación, Anaïs  ya se ha cambiado. Lleva una blusa blanca fina y transparente, debajo nada oculta sus pezones que encumbran despuntando su excitación, una falda corta y negra con unas medias de seda y liguero son su atuendo, el elegido por mí. Se pone los tacones, y con eso esta lista. Su media melena rubia se enreda entre mis dedos mientras la beso.

—Me voy a vestir. Ahora te toca a ti, haz tu papel.

—Sí mi Señora— sé que está nerviosa. Pero sin duda alguna, muy excitada.

Cuando llegó al comedor, ya cambiada, con mi vestido negro y mis tacones compruebo la cara de asombro que tiene Rústic, Anaïs está cumpliendo con su obligación  y está preparando todo y atendiendo al Señor como si de una sirvienta se tratase. Le Sonrío y le guiño el ojo, ella se acerca a mí.

—¿Quiere un cóctel  antes de que sirva la cena, mi Señora?

Rústic observa en silencio.

—Sí. Uno especial. Por favor— le respondo.

Va a buscar el cóctel y aparece con una bandeja donde lleva mi copa y un huevo vibrador. Mi malicia a veces no tiene fin, sonrío, me entrega la copa y deja la bandeja cerca de mí, se apoya en la mesa y abre sus piernas mientras Rústic observa, sin saber si decir algo o no, pero creo que le divierte ver el juego que nos llevamos. Rozo suavemente la entrepierna de Anaïs, me acerco a su sexo mientras le susurro algo al oído y ella asiente, meto mis dedos en su sexo húmedo, latente, excitado y le coloco el huevo, gime, se pega a mi cuerpo como una gata en celo, la aparto poco a poco…

—Con calma pequeña— Le cuesta controlar la excitación.

—Sí mi Señora— su voz entrecortada se pierde entre el sonido de la música.

—Recuerda. No se puede caer nada del servicio, pase lo que pase. Ves sirviendo los primeros.

Asiente y se dirige hacia la cocina. Yo me dirijo hacia mi Amo.

—Podemos sentarnos en la mesa, Mi Señor— Se acerca hacia mí, me levanta el vestido e introduce los dedos en mi sexo mientras sus ojos no dejan de mirar directamente a los míos.

—Creo que va a ser una cena divertida.

Cuando retira sus dedos de mi interior mis ganas han aumentado. Activa cada parte de mi cuerpo con tan solo  su presencia.

Él sabe lo que se hace, me conoce como nadie y yo estoy loca por él.

Anaïs sale con el primer plato, y activo a velocidad mínima el vibrador, da un pequeño respingo, toma aire y se acerca hacia la mesa donde estamos los dos sentados, uno frente al otro. Las manos temblorosas de ella casi no atinan a dejar el plato sobre la mesa, la observo con cautela.

-Respira, Anaïs, respira. Toma el control de tu cuerpo para mí.

Ella asiente y se mantiene allí de pie, mientras yo le sirvo a mi Amo e inicio una conversación de lo más banal. Mientras el vibrador va haciendo estragos en el cuerpo de ella que intenta mantenerse  relajada y en posición, tal y como le he enseñado estos días anteriores a la cena.

Acabamos el primero, le desactivo el huevo y le ordeno que nos sirva el segundo, tal y como le había dicho.

Se presenta solo con las medias, liguero y tacones. Deja el plato en la mesa y se coloca a mi lado. Las manos a la espalda, las piernas abiertas y mirada al frente.

La cena prosigue, mi mirada está perdida en tus ojos. Vas observando a Anaïs, mientras seguimos hablando.

De repente activo el vibrador a toda potencia, un joder, se escapa de su boca y pierde la estabilidad de su cuerpo, las contracciones en su sexo son intermitentes, rápidas, no la miro, no le digo nada, sus jadeos empiezan a ser seguidos, tú observas como su cuerpo se contrae mientras intenta mantener la posición, yo sigo cenando y hablando contigo. Controlo su respiración entrecortada, acelerada, su salvaje cuerpo empieza a no poder contener el placer. Me levanto, me sitúo detrás de ella agarro sus pezones con las yemas de mis dedos y los retuerzo, mi lengua recorre su cuello.

—Ahora Anaïs..

La sujeto mientras sus espasmos la devoran con hambre, saciando la que yo tengo y la que sé que mi Amo tiene.

Apago el aparatito del diablo y su cuerpo descansa entre mis brazos. Le ayudo a recoger el resto de la mesa, ha llegado la hora de servir el postre.

Cojo el chocolate fundido, las fresas y nos dirigimos a la mesa. Ella se desnuda del todo y se sube en ella, Rústic sigue mirando. Le preparo el postre, todo su cuerpo está cubierto de chocolate y dejo unas fresas de manera estratégica en su piel. Cuando se cree que ya está todo listo, me desnudo delante de él, me subo a la mesa y tal y como habíamos dicho entrelazo mis piernas con las de Anaïs juntando nuestros sexos.

—¿Me pones el chocolate Amo…?

 

El postre está servido!!!!

 

«Dame todo tu verdadero odio. Y lo traduciremos en nuestra cama. En una pasión nunca vista»

 

Vuestra Bernice

Festival Erostreet

Festival Erostreet

Creo que ha llegado la hora. Por si no lo sabes este año vuelvo a participar en el Erostreet Festival ¿Qué no sabes que es? ¡Ayyyy dios! muy mal hago mi trabajo si no te informo…

Empezamos por que conozcas un poco del festival ¿Te parece?

Así que sigue este enlace…

¿Qué es el Erostreet?

¿Qué te ha parecido? A que la idea es interesante. Pues sigo…

Me puedes ver aquí:

Nuestra compañera Iria Ferrari, organiza y modera este debate, que contará con la presencia de algunas de las sexbloggers más conocidas.

¿Cómo afecta el estrés y las obligaciones a la vida sexual?

Se dice que las generaciones más jóvenes tienen menos sexo porque ocupan mucho su tiempo en realizar otras actividades o en formarse.

Para hablar de cómo se vive la sexualidad en las generaciones más jóvenes, que nuevos desafíos se presentan, qué barreras nos quedan por derribar, cuales son los tabús que se siguen manteniendo y cuál es su opinión acerca de todo lo que se ha conseguido avanzar hasta ahora, tendremos a nuestras sexbloggers favoritas.

Participarán:

Moderadora: Iria Ferrari, autora de Relatos eróticos Iria, y colaboradora en diversos blogs.

 

SÁBADO 12 / 11.30 – 12.30 / AULA 1

netflix_and_chill

Por supuesto no te puedes perder conocer en persona a tus Sexbloggers. Así que hemos decidido montar un espacio en donde podrás encontrar a tu sexbloger preferida, saludar, tocar ( sin pasarse, ehhh) y llevarte un recuerdo con ella. Como se suele decir, una imagen vale más que mil palabras. ¡Te animas!

 

WhatsApp Image 2018-05-03 at 01.23.31

 

Te espero

Me gustará conocerte

Vuestra Bernice

 

Necesidad

Necesidad

Hoy simplemente escribo, por esa eterna necesidad que surge de la punta de mis dedos. Ese escalofrío que recorre mi espalda cuando transmito, más allá  a veces de que me leas o no.

Es como cuando siento la imperiosa necesidad de despertar mi cuerpo, con mis manos, pensando en ti. A veces me pasa, escucho una canción mientras hago cualquier cosa y en ese momento mi mente dibuja tu rostro, tu mirada.

Juega conmigo, mi amor, vamos a escribir esa historia que pocos se atreven. Deja que mi piel sea papel en blanco, deja que tu mente sea parte de la mía.

Y de mientras, déjame sin respiración entre tus brazos, juega conmigo. Pero no te creas que no pido nada a cambio, te pido que sientas como yo lo hago. Te pido esa ventana que has cerrado, te pido, porque sé que si no lo hago me ahogaré en el vacío.

No quiero ser un libro, con final feliz. Solo quiero ser una historia distinta para ti. Inventemos un nuevo amor, más allá de las normas. Hagamos un castillo de sutiles cadenas, de anhelo, de una necesidad real y palpable.

Quiero mecerme entre el oleaje de tu deseo, nadar a contracorriente a tu lado. Que mis dudas y miedos desaparezcan de tu mano, que la brisa nos susurré entre gemidos nuestros propios nombres.

Quiero gritar y no callar lo que por ti siento, que por más que no quiera ese fuego se aviva a cada segundo, a cada marca, a cada beso, a cada azote que me das. En cada gesto, en cada mirada que me provoca, en tu olor por la noche a mi lado, en cuando el sexo nos cubre de sudor, y la indecencia ha llamado de nuevo a nuestra puerta.

Juega, como yo juego simplemente, con los cuerpos que nos acompañen esa noche, siente, mientras no es a mí a quien tocas. Porque no es mi piel, pero tampoco es mi alma. Ni es tu piel, pero tampoco es tu corazón.

Pero no dejes de mirarme, no dejes que me escape. No me pierdas entre el deseo, no dejes de recordarme en la madrugada, en los desvelos y no dejes de recordármelo a mí misma, en mis lagrimas, en mi tristeza e incluso en mi incoherencia.

No te des por vencido en una batalla, siempre se puede ganar la guerra. Yo no lo haré, jamás. Pero bésame entre otras bocas y hazlo especial, no uno más. Porque tú lo eres, para mí.

 

Vuestra bernice

 

Fusionar

Fusionar

Yolanda201712060147
¿Sientes o juegas?

 

Hoy que tengo tiempo, voy a escribir no solo para que sientas esta vez quiero que pienses un poco y veas las diferencias que yo conozco de dos mundos distintos que intentan fusionarse, pero a veces las fusiones mal llevadas no traen el verdadero sentir, ni tan siquiera se acerca a lo que debería de ser.  

Hoy te habla la switch, un rol mal mirado dentro del Bdsm y a la vez complicado de entender, pero en sí un rol, una forma para mí de equilibrio, pero porqué los siento los dos conviviendo en mi interior. 

No quiero que te lo tomes como una verdad absoluta porque eso no existe, solo quiero explicar cómo se siente en el Bdsm, es cierto que es un juego de roles, pero nace dentro de cada uno; no me levanto por la mañana y decido ser Dom o Sumi a gusto, es algo que nace en tu carácter, algo que convive en tu interior y por eso el “Juego” no es tal.  

En fiestas no bedesemeras, en esas que se mezclan el mundo liberal con el Bdsm está creciendo la tendencia del juego de roles, sabes que tengo la puta manía de ser muy clara y este post lo va a ser.  

Primero voy a preguntar algo ¿Por qué eliges un rol? ¿De verdad es lo que te nace o es lo que te gusta, por estética, por sociedad, porque dirán los demás? Hay una clara tendencia en el mundo liberal a que las mujeres se decidan por el rol Domina, gracias a dios siempre las hay que se decantan por el verdadero sentir y porque digo esto; Es un sentimiento, ya lo he dicho, nace de tu interior. Esto no quiere decir que todas las que eligen el rol Dom no lo sean, pero la tendencia suele ser que se elige porque se considera que el rol “sumiso” es el rol inferior… ¡Ayy que equivocados! Primero una sumisa no es una mujer sin carácter, sin femineidad, las hay incluso feministas hasta la médula. Lo mismo pasa o puede pasar con el rol masculino, siempre hablo de los dos sexos.  

El Dom lo es, está impregnado en su carácter, en su seguridad, su dominación nace en conjunción al ser sumiso, sin él no es nada. La dominación no es llevar una fusta en la mano, no es azotar, no es agarrar del cuello, estirar del cabello, es más mucho más, es algo intrínseco en la persona.  

Ante todo, es algo que sientes cuando tienes a ese ser sumiso en tus manos, confianza, seguridad, saber leer su cuerpo, sus reacciones, entender sus necesidades, anhelos, hasta donde llegar y como conseguir su dominación; no es poner el culo y que te azoten, está claro que se debe de saber cómo hacer uso de ciertas herramientas, pero te digo que si ese es tu rol sabrás usar sin dudar una fusta un flogger etc… Pon en mis manos un flogger y verás lo que te digo, esa seguridad, ese saber estar, hacer, conocer, es lo que diferencia el juego del sentir que te comento. La comunicación de la piel, la humedad que rezuma de su sexo es lo que te lleva a conocer sus necesidades y como y hasta donde puedes llegar, aumentas en razón de sus reacciones, debes de entender muy bien a la persona que tienes a tus pies, conocer cada gesto, ahondar en su mente, involucrar su deseo al tuyo y que te quiera dar el placer por sí mismo, no porqué se lo pidas. No se pide nada se toma según lo que te transmite, su placer es tu placer. La dominación crece en la comunicación, miradas, tacto, palabras, algo que es muy necesario. No puedes dominar a nadie diciendo ” La fusta hace daño” o ” te daré con amor” Los movimientos, la seguridad de agarrar ese cuerpo, el cómo te marca y te gobierna es lo que diferencia un verdadero Dom de uno que juega a llevar una fusta en la mano.  

En si a que viene tanto rollo, viene a que fusionar los dos mundos puede ser maravilloso, pero pierde el encanto cuando no sabes moverte en el Bdsm, cuando no te nace y no lo entiendes, no te llena ver a alguien jugando por jugar, por lo menos a mí.  Como no entender ciertos protocolos que están establecidos en ese mundo, lo mismo que existen las normas de comunicación en el liberal, existe un respeto en el Bdsm que no se puede saltar a la torera. Te recomiendo moverte por el mundo, conocer el verdadero Bdsm, e incluso probar roles, no te cierres a un sentimiento que puedes llevar dentro porque consideras que no está bien visto.   

Ahhh, y por cierto a un Dom no se le dice ” ¿Quieres que te dé con la fusta? si no entendemos eso, vamos muy mal.  

Siente, descubre, actúa y esos impulsos serán tu verdadero yo. No te dejes guiar por el concepto de “Patriarcado” es más que eso, una sumisa femenina no es menos mujer. “No me toques lo que no suena”, que los extremos son muy malos. ¿O no hay sumisos hombres?  Es el equilibrio, en cada persona en cada situación y acto que realizas con ella. Tú te piensas que por dejarte hacer pierdes el poder, pero de cierto el poder es tuyo, claro concepto que pocos entienden de la sumisión, porque la comparamos con la de nuestras abuelas y el machismo. NO SEÑORAS…no.  

 

SUMISA  

<< Esa soy yo, para él. Esa que domina con su voz, con sus manos, esa que marca en movimientos seguros y calmados. Esa que siente el deseo de sentirle, esa que libre se entrega en cada movimiento, esa que disfruta mientras me provoca placer.  

Mientras me mece entre sus brazos y calma la sed de mi cuerpo y en el encuentras tu propia calma, eso es lo que se siente, un equilibrio, un dar un recibir, una entrega.  Conocer cada punto que estremece mi piel y con ello estremecer cada célula de la tuya, quizá ese es el problema que no entiendes que la D/s es un equilibrio, lo uno no existe sin lo otro, vemos demasiados videos porno de sumisión, en donde no se refleja el verdadero sentimiento, donde no se ve más que el uso de una mujer u hombre, pero va más allá, lo que mueve el placer es el tomar y el dar. 

Como conoce al dedillo y provoca cada estímulo en mí, casi te puedo decir que en el ámbito sexual un Dom es una máquina de generar placer, sé que suena extraño, pero es así. Estoy segura que crees que el Dominador te usa para su placer, pero lo que no sabes es que TU placer es el que alimenta su deseo y eso es lo que hace, con sus manos, su piel, su voz, llevar al límite tu placer para sus sensaciones.  Lo mismo si eres masoquista como sumisa, el dolor que te provoca es un estímulo controlado para tu placer y el suyo, aquí no se trata de pegar por pegar, aquí se trata que cada azote estimule tu piel hasta el punto de mojar tus bragas por esas sensaciones y eso queridos no se logra con el simple detalle de llevar una fusta en la mano, eso se consigue conociendo el cuerpo, las sensaciones, el observar la piel, el movimiento del cuerpo buscando más y como en cada jadeo sientes palpitar el deseo.

En este punto, me alegro de que hayan mujeres que se decantan por la sumisión  viniendo del liberal, porqué siendo claros, de eso se trata ser libresexual, decidir por ti misma y no lo que marcan los estereotipos lo que tu deseas hacer con tu cuerpo, como, cuando, donde y con quien. Esa es la verdadera libertad, el verdadero equilibrio.

No es mi deseo enfocar esto como algo en contra de ninguno de los dos mundos, es crear una verdadera fusión, estableciendo bases, se saca mucho de contexto con el fashionbdsm, 50 Sombras. No quiero que se piense que el liberal es frívolo, solo falta buscar la verdadera esencia de una fusión que nos pueda aportar un añadido a todos los que vivimos una sexualidad alternativa.

Y esto no va  a quedar aquí, es un inicio, la siguiente vez que hable de la interacción del Bdsm al mundo liberal, será en un post en el Diván Rojo, con Dave Laciter. Una charla sentados con un té y una grabadora.

Y lo dicho, la verdad absoluta no existe. Solo puntos de vista y opiniones para debatir entre todos.

 

Vuestra Bernice

 

 

WhatsApp Image 2018-01-24 at 08.56.37
Herramientas de Dom Rústic (No son complementos de moda)