Yo, sumisa

Yo, sumisa

 

Está entrada es mi Yo, por fin en estado puro. Ya hace unos años que me descubrí sumisa, aunque en este tiempo mi sumisión ha fluctuado, se ha apagado y encendido como un piloto automático, he estado a punto de sentirme plena, una sola vez. Las otras simplemente han sido bases, preparación, enseñanzas, mucha teoría, mucho conocerme a mí misma en mi interior.

Poco a poco te vas dando cuenta que no nace con cualquiera, y que no es un simple juego de azotes. He estado navegando en diversas aguas, descubriendo mi sexualidad como si de una niña con zapatos nuevos se tratase, he hablado, debatido y aprendido de grandes amigos, de los cuales me queda lo vivido. Momentos mejores y de otros muy dolorosos, subidas y bajadas como en una montaña rusa, queriendo parar pero sin poder echar el freno. He buscado mi libertad donde creía que podía estar, en ese lado de libresexualidad donde se mueven los liberales, pero allí es donde me he dado cuenta que menos libre soy. Me he negado a mí misma esa parte mía de sumisa obediente, queriendo sacar una rebeldía que no poseo, en manos de quién de verdad me toca el alma soy lo que soy sin más. Sigo sintiendo mi lado Switch, pero me siento más sumisa que nunca.

La vez que casi lo conseguí fue un reflejo, una entrega no correspondida, y cuando eso sucede la sumisión muere, se desvanece y desaparece dejando un gran vacío.

Pero Él ha llegado, mi Señor ha entrado con sus dudas, pero a la vez su gran entrega, naciendo un gran deseo incondicional de ser suya, de arrodillarme, no por obligación si no porque me nace, de complacer y crecer a su lado, de su mano. Unos sentimientos que me atan a Él, pero a la vez, entre la jaula de sus brazos me siento por fin LIBRE de verdad, y ese deseo crece sin control, cubriéndome como una fuerte losa. Sintiendo que mi lugar es el que Él crea mejor para mí.

Porque cuando estando arrodillada a tus pies, me has dicho – Levanta y mírame a los ojos- En ese momento nuestras miradas se han encontrado con nuestras almas y ha sido cuando por fin he encontrado mi lugar. En ti.

Sigo siendo primal, animal de sensaciones, en las cuales me muevo llevándome y sintiendo siempre. Y cuando sus manos rozan levemente mi piel me trasformo en algo más allá que piel. carne y fluidos. Mi deseo traspasa queriendo consagrar toda esa pureza y fuerza entre sus brazos. Así son  estas relaciones, fuertes, salvajes, entregadas, tan llamativas que asustan. Pero si lo encuentras, fluye, apaga el interruptor del miedo y no lo dejes escapar. Porque como bien decimos no hay collar más grande que el qué mentalmente nos sujeta a  nuestro Dueño, en alma y corazón …

Siento por ti…

sientes por mí…

Y juntos sentimos …

 

Tu Bernice

 

 

NUNCA DEJES DE SENTIR..

NUNCA DEJES DE SENTIR..

“Quisiera ser la mano que te sostiene por dentro”

Cierto es que todos fluctuamos en la vida, en un ir y venir de sentimientos kamikazes que nos desbordan.

Sé me dibuja una sonrisa cuando siento que estas a mi lado, mis noches en vela  llevan nombre, fluctuando entre sabanas húmedas de deseo vencido, olvidando guerras pasadas que no llegaron a buen puerto. Porque a todos se nos despiertan deseos ocultos, pasiones sujetas por cadenas mentales, todos somos unos putos kamikazes de esos que corren riesgos, y que se dan una y otra vez, esperando que sea la ultima vez. Esperando traspasar fronteras, jugando una partida con un comienzo pero sin saber el final, riesgos que derivan de las sensaciones que mueven cada sentimiento a flor de piel que necesitamos sentir, nos desvanecemos entre esos brazos que nos sujetan con fuerza queriendo crear una simbiosis perfecta de piel, sudor, gemidos, gritos y escalofríos recorriendo nuestra espalda. Nos dejamos marcar de una manera u otra, naciendo de nuevo ante unos besos que nos devoran el alma, queriendo no tener final entre lenguas enredadas, entre cabalgadas a un amanecer que no deseas que llegue nunca. Somos amazonas, exploradores, guerreros, valquirias salvajes navegando a contracorriente, en una lucha de ser por y por quien nos despierta con tan solo una mirada.

Sensaciones, es tan simple como complicado a la vez, pero somos primarios y nos dejamos llevar por ellas como animales salvajes queriendo ser devorados por el hambre que nos despiertan cada una de ellas.

 

 

Vuestra Bernice 

 

NUNCA DEJES DE SENTIR…

 

 

 

 

 

A veces

A veces

 

A veces nos sentimos tan vacíos, tan perdidos que creemos que no tenemos nada que dar, nada que entregar, que nuestra alma  navega sin rumbo en un limbo incapaz de superar.

A veces nos deleitamos en el propio dolor, ese que se alimenta de nuestras entrañas ahondando cada día un poco más en lo profundo de nuestra oscuridad.

Son esas veces las que nuestras propias lagrimas nos ahogan en un mar de dudas, en una existencia confusa, en un ir y venir, en una sonrisa llena de falsas esperanzas…

Pero a veces, solo a veces, aparece una mirada. Unos ojos , seguros,  en calma y a la vez de una irresistible fuerza que se apodera de todo tu ser.

Unas frases que te llenan los minutos, una sonrisa que ni tú sabes de donde sale ilumina tu rostro, una sensación se empieza alimentar de ti sin más.

Ese algo a lo que no te atreves a ponerle nombre, ese quizá que empieza a llamar a tu puerta teniendo esa mirada en tu cabeza todas las horas del día, ese algo que eres incapaz de controlar y que ha entrado como un huracán arrasando, devorando por dentro esas ganas de sentir, alimentando con fuerza ese deseo, revolviendo a tu primal interior, provocando al animal que antes pasaba las horas con el rabo entre las piernas.

Y te encuentras con ese penetrante ardor que nace de tu entrepierna, al cual sucumbes con tus propias manos para aliviar ese dolor que te nace, ese deseo contenido que te revuelve por dentro provocando que tus espasmos sean un río con distintas corrientes que acaban llevando su nombre en el ultimo suspiro. Y te enredas entre las sabanas revolcándote como animal en celo queriendo sentir más allá de la distancia, mas allá de las frases  y tienes la esperanza de que sean sus manos, sus arañazos los que marquen tu piel, los que provoquen tus gritos, los que te lleven a ese extinguido nirvana de tu alma, avivando de nuevo el fuego eterno de la lasciva lujuria.

A eso yo le llamo; despertar a sentir… Sentir de nuevo ese fuego en cual seres como tú y yo nos movemos…

 

 

Vuestra Bernice 

 

 

 

Conóceme

Conóceme

 

Mientras el sol se refugia detrás de las lunas que pasan, mientras esas estrellas se comprometen a iluminar tu camino, mi camino, el sendero que recorren esas palabras, conversaciones que nos llevan a la deriva en una marea entre dos mares…

Sensaciones que despiertan unas frases dichas, momentos robados al propio tiempo donde recaen deseos consentidos.

IN CRESCENDO 

La particularidad de la mente, la reacción a las frases que se desarrollan de manera natural, sin presiones, sin reglas establecidas, fluyendo como quien navega por tu cuerpo con soltura, embriagando, alimentando esa parte oculta de tus deseos…In crescendo…

Olores que ni tan siquiera reconoce aún tu olfato te llegan a lo lejos adheridos a esas sensaciones que puedes discernir entre líneas, ni tan siquiera sabes como es su piel como puede reaccionar tu propia epidermis a su contacto entrelazado, pero en el fondo lo presientes.

Me muevo entre sensaciones sujetas a la distancia, entre posibles, entre el morbo de estar atada a que solo existas en mi mente, mientras esa plausible sensación  lucha por salir de mis entrañas, cogiendo forma física.

Y es cuando establezco un vinculo entre pieles, sintiendo el desnudo de tu alma abriéndose paso entre mis  curvas, analizando cada recodo escondido de mi propio ser, ascendiendo y descendiendo, mientras tu cuerpo engulle el mío. Comportándose como una metáfora de placeres robados a la noche, mientras tu piel se recrea en unirse a la mía, dejando de ser propia para fundirse y enredarse sin posibilidad de saber dónde empiezas tú y acabo yo misma.

Hasta llegar a tu mirada perdiéndome en lo profundo de tu iris o quizá encontrándome, en ese mundo tuyo.

 

 

Vuestra Bernice 

 

 

Apps de Contactos

Apps de Contactos

14749029252751

 

Hace unas semanas y llevada por mi mente inquieta me metí en una de las apps de contactos características de uso entre los vainillas. Y quiero diferenciar, porque no es una app ni Swinger, ni Bdsm.

He durado exactamente dos semanas. Tenía claro que mi perfil, podría destacar entre lo normativo y lógicamente no iba a mentir, ni en gustos, ni inquietudes etc…

Aunque tampoco he ido explicando a cada uno de los que me han entrado mis gustos sexuales, sí que todos han sabido de mi perfil de Sexblogger. Y aquí empieza las diferencias.

DIFERENCIAS ENTRE APPS SWINGERS O DE BDSM Y UNA VAINILLA

La más importante de todas es la sinceridad, en las apps swinger sabemos a lo que vamos, no lo ocultamos que es por puro sexo, por placer y diversión; lo que se denomina “Sexo recreativo”.

En las de Bdsm, normalmente es para establecer una relación D/s,  un Dominante busca a una sumisa y al revés, hablando de gustos y estableciendo parámetros afines para poder sesionar, donde no se elige a cualquiera y no se miente sobre sus gustos. Pues no todos son afines en prácticas sexuales y mentir podría poner en peligro la integridad física de la sumisa/o y eso se suele tomar muy en serio.

y ahora están las apps de contacto “vainillas”. Aquí me he encontrado de todo…

Welcome to the Jungle

apps-para-ligar

No voy a meter a todos en el mismo saco, gracias a dios. Hay personas que me han tratado de manera correcta e incluso con las que aún mantengo conversación, en sí con alguna de ellas me apetece quedar  en persona.. ¿Porque no? Siempre existe esa regla que rompe la excepción, como pasa con todo. Y si te soy sincera entre para conocer a alguien más allá del sexo porque para eso no me hace falta esa clase de app.

Lo que es cierto y quizá por mi faceta de analizar es que en estas apps te encuentras más mentiras que verdades, más una canita al aire oculta detrás de un quiero conocer a alguien para algo más… Y vuelvo a repetir que eso es algo que no me importa. Lo que molesta es el engaño al que exponen a mujeres u hombres, estas personas que la mayoría suelen ser casados, etc…Y volvemos a mi anterior post de los Infieles.

Y porqué no me parece correcto, muy fácil, estoy segura que muchos/as entran en estas apps buscando de verdad rehacer su vida, encontrar a alguien afín para ir más allá de una mera relación sexual, o de “un aquí te pillo aquí te mato” a escondidas de la mujer o el marido.

Y de todos los perfiles que te encuentras una gran mayoría no dicen la verdad en lo que quieren. Tampoco es que conozcas a una persona y mañana te vayas a casar con ella, joder, que somos adultos. ¿Pero tan dificil es no engañar? ¿Qué buscas? Seguramente si evitaras ese engaño conseguirías más en lo que deseas. O quizá lo que te provoca y da morbo es propiamente esa mentira que gira en torno a tu vida.

Como digo me he encontrado de todo. Personas a las cuales mi perfil erótico les ha podido parecer un polvo fácil de conseguir, y seguramente si fueran con la verdad por delante así hubiera sido. Pero el mero hecho de juzgar mi perfil, por lo que escribo, o cómo vivo mi sexualidad ya me ha echado atrás. Creo que quien de verdad se mueve con una libertad sexual de mente y cuerpo  entiende que eso no es así; que no estamos en disposición de follar con cualquiera, muy al contrario somos personas muy selectivas a la hora de mantener relaciones sexuales.  Somos personas sin pelos en la lengua, por lo tanto nos gusta llamar a cada cosa por su nombre.

Luego me he encontrado a los que han salido corriendo como un galgo veloz detrás de un conejo, insinuando que claro en mi perfil se podría prejuzgar a mi persona. No cariño, no me puedes prejuzgar. Si tu moral es tan retrógrada para  herir tu ego masculino ante una mujer de libre pensamiento, vamos mal.

y bueno, después de la pequeña aventura y sincera desilusión me quedo como estaba. Quizá esa persona que mi lado afectivo busca la pueda encontrar por otros lares, o tal vez no está todo perdido y en algún café pendiente se encuentra esa persona.

Lo que sí creo es que para mí, poco en limpio encuentras en estas Apps. En sí creo que solo he guardado un teléfono en mi agenda. Así que ya sabes, me debes una cerveza.

 

Vuestra Bernice

 

 

 

 

¿Nos estamos hundiendo?

¿Nos estamos hundiendo?

Todos sentimos esa necesidad, esa que traspasa los sentidos, ese deseo irreverente que te gobierna como un poseso, esa puta y lasciva necesidad donde nos hundimos dando algo más de nosotros que la piel que nos desprenden con sus caricias.

Carencias, emociones, sentimientos, donde  el día a día es ya de por sí una entrega de todo tu ser.

¿Nos hundimos? O cada sensación que absorbe tu epidermis a través del sudor y el sexo desenfrenado es una manera más de salir, de sentir, de encontrar ese camino.

No nos damos, por dar, nos damos por encontrar. Pero damos sin buscar. Simplemente cogemos experiencias que nos marcan y avanzamos.

Sentir, tú me empezaste a enseñar a sentir. Y aunque la vida me ha separado de ti me quedo con eso SENTIR.

Liberar a esa bestia primal que llevo dentro, a ese ser que he tenido sujeto ya sea por circunstancias o por mi misma.

Sentir ese irrefrenable deseo de sucumbir, de caer, de dejarse llevar. Mientras cada sensación me supera y me hace ser más yo.

Manos impías que ahondan en mi sexo provocando que mi cuerpo se arquee, que mi piel se erice, que mis gemidos acaben siendo gritos, cuando uno tras otro explosionan en orgasmos dentro de mí y mi humedad traspasa sábanas. Besos lascivos que me ahogan, esa boca que muerde mi piel, o esos azotes que traspasan lo indecible dejando las marcas en mi epidermis, sensaciones, recuerdos que afloran remontando dentro de mi cabeza,  y me digo, siente, siente. Eso es lo que me queda de ti.

Y esto de hoy es cerrar una puerta, mientras algo se abre a lo lejos. Mientras esas sensaciones se tornan reales y me dejo ir, en silencio, abriendo paso a ese ser que sé que llevo dentro, creyendo cada día más en lo que siento y en cómo lo hago.

Adiós a esa parte de mí que se entrelaza conmigo misma, sin irse, quedando dentro pero despidiéndose de aquello que dejó de ser…

 

Vuestra Bernice

 

 

 

 

 

 

 

 

Infieles

Infieles

 

91f70295-d799-4ae0-a4fe-8d1b5affa0b31220800648.jpg

 

Aprovechando cábalas mías y una pregunta que lancé para Sexy con  Sentido para su programa en directo de Youtube y posterior podcast voy a escribir este post.

Quien  me diga que no ha sufrido una infidelidad en su vida o sido infiel alguna vez, estoy segura que o no se ha enterado o miente. Yo la sufrí en su momento, aunque os puedo asegurar que no he sido infiel (mi religión no me lo permite).

Según páginas de encuentros de internet y algún que otro estudio realizado, el 89% de la gente que es infiel jamás fue sorprendida… ( Es un tanto por ciento muy elevado)

Según he leído dicen que las mujeres somos más sagaces en ese aspecto que los hombres a la hora de disimular los supuestos rastros. Un 95% en contra el 83% de los hombres.

Según esos estudios, las mujeres mentimos mejor que los hombres. Se supone que preparan los planes, organizan estrategias mientras que los hombres son más impulsivos.

ELEGIR BIEN EL AMANTE

Voy a enumerar una serie de tips que he localizado por internet…

  • Gente fuera de tu entorno
  • Borrar rastros numéricos
  • No hablar de ello
  • Lejos de tu hogar conyugal
  • No seas demasiado goloso ( Está me hace gracia)
  • No te enamores

¿Pero porqué somos infieles?

Como no soy una experta en el tema ni tampoco me voy a poner analizar el porqué, creo que la infidelidad en sí podría decirse que es un subidón, no creo tampoco que implique estar mal con tu pareja. Supongo que se tiene que estar lleno de razones para hacerlo y cada cual tendrá la suya. Quizá sentir el escalofrío del principio o vivir con esa persona tus fantasías más locas, el juego de seducción, etc… Pueden ser razones de peso para una persona infiel.

Supongo que una persona infiel se debe de hacer mil preguntas antes de serlo ¿Tengo que romper mi relación satisfactoria quizá por un detalle de índole sexual? ¿Tengo que olvidar mis deseos más profundos?

Una gran frase de Oscar Wilde…

El mejor medio de desembarazarse a una tentación es ceder a ella…

Entonces si te encuentras con alguien que te atrae de manera sexual ¿Como hacer caso omiso? Pues no sé, sinceramente. No estoy para juzgar a nadie, ni sus deseos carnales ni lo que puede implicar eso en su vida.

Pero a mi modo de ver y solo es un punto de vista cuando tu cónyuge no esta al tanto, es un crimen sin víctima.

Otra cosa que quiero destacar entorno a la infidelidad es un punto que me suele dejar descolocada e incluso suelo discutir. No será la primera vez que hablando con un infiel, me dice esto: Soy liberal. Yo suelo responder siempre lo mismo, si sois una pareja liberal eso no es infidelidad porque está consensuado entre vosotros ese tipo de relación abierta,  a lo que la persona me responde: No, no, el liberal soy yo, el- ella, no sabe nada.

No te quiero decir hasta donde me llega la mandíbula ante tal manifestación y creencia de la persona infiel ante esa respuesta… Pero te aseguro que mi cara es un poema y lógicamente le recuerdo que ser liberal en pareja es algo consensuado y hablado, lo demás es engaño.

tenor

 

Vuestra Bernice