‘Mile High Club’ O Sexo en el aire

‘Mile High Club’ O Sexo en el aire

1305506008_130550_1305506008_001_sumario_normal.jpg

Hace unos días hablando con Björn, me puso en conocimiento de este club. Ya sabía que existía la tendencia a la fantasía de follar en los aviones, pero de eso a un CLUB.

Así que me puse a investigar, buscando información.

El club de una milla es una jerga para las personas que han tenido relaciones sexuales a bordo de un avión.

Lo primero que me encuentro por san google, es que esta practica está más extendida de lo que yo creía. Y ahora cuando vea gente con un pin en la solapa sabré que son miembros del club. ¿Que morbo, no?

Para formar parte y por lo que he leído existen una serie de requisitos, aunque se ve que no es muy complicado ¿Y qué lo es en relación al sexo?

Requisitos:

  • Vale todo, desde un magreo rápido en el propio asiento mientras vemos pasar las nubes por la ventana, hasta cuando es posible meterse en el baño y follar directamente.
  • Eso sí, para pedir membresía en el club solo servirán los polvos llevados a cabo a partir de una milla de altitud (es decir, 1.609 metros)
  • La junta directiva del Mile High Club (que no da puntos ni descuentos) comparte algunas pautas para asegurarse el éxito: buscar a un pasajero que viaje solo y negociar con su compañero de asiento para que cambie de sitio con cualquier excusa.
  • Especialmente aconsejables para este fin son los vuelos nocturnos (los llamados Red Eye Flights) mientras el resto del pasaje dormita
  • Evitar las practicas con turbulencias.
  • Ser consciente de que todo lo que hagas, sobretodo en el asiento, no cree malestar al vecino de al lado.

Es una práctica muy interesante, la próxima vez que suba a un avión no sé si voy a poder evitar dejarme llevar. Y así quizá os cuente esa experiencia.

O dejo un enlace de la pagina del club, donde una usuaria explica su aventura sexual…

The mile high club

Cuerdas

Cuerdas

shib

 

Estaba arrodillada en el suelo, solo llevaba puesto un fino body de lencería negra. Mi vista al suelo y mis palmas hacia arriba sobre mis rodillas. Él se acercó hacia mí, desprendía un olor muy característico como a madera, a bosque y rocío. Me había dicho que tenía que centrarme en las sensaciones, elevar mi mente, entrar en un estado de relajación que me llevara a disfrutar de sus cuerdas en mi piel y de sus manos anudándome. Por lo tanto acompasé mi respiración y me empecé a centrar en esas sensaciones y su olor característico me ayudó a solo pensar en Él.  Puso las cuerdas a un lado, cerca de mi cuerpo. Y se arrodillo a mi espalda sintiendo su pecho cerca de mí. Pude sentir el palpitar de su corazón, cerré los ojos dejando que el sonido de sus pulsaciones me adentrará y se empezará a entrelazar con el mío, siendo así acompasados, uno solo. Su mano derecha se deslizó por mi clavícula con un roce suave, siguió desplazándose hasta mi nuca apartando suavemente mi pelo, siguió y me agarro el mentón y con fuerza y de un solo movimiento hizo que mi cabeza fuera hacia atrás y mis ojos le mirarán directamente, se acercó a mi oído y me susurro:

-Quiero atarte a mí, quiero que en tu piel mis marcas, quiero que seas mía. Y en cada nudo experimentes la liberación que te otorga estar atada a mí.

Mientras me decía eso balanceaba mi cuerpo al ritmo del sonido de su voz, muy suave, meciéndome en sus brazos, sutilmente, dominando mi cuerpo como si fuera una muñeca de porcelana. Ese movimiento tan lento, tan efímero me transporto a su mundo haciendo que fuera en sus manos SUYA, mientras seguía con esa suave fluctuación sus labios acariciaron los míos. Sentí su aliento adentrarse en mí, cuando susurro en mi boca. MÍA.

Alargó su mano mientras me dejaba apoyada en su pecho y cogió la primera cuerda. Empezó a vestir mi cuerpo con sus manos hábiles y expertas, sin apretar demasiado, pero sin ser demasiado flojo, con una rapidez inverosímil, mientras mi cuerpo era moldeable  y yo me dejaba llevar por cada movimiento que realizaba conmigo. Mi cuerpo laxo seguía la corriente que la marea de sus cuerdas ejercía sobre mí. Mis músculos eran plastilina entre sus manos. Y sentía el calor de ellas posadas sobre mi piel despertando a su musa, siendo simplemente su reina, abrazada a Él y sus cuerdas.  

Me dejó completamente atada y privada de movimientos en el suelo, mientras me admiraba, esa privación no hizo más que despertar en mí la percepción de unión con Él, confianza que crecía en el confinamiento de sus cuerdas en mi cuerpo. Cogió mi cuerpo entre sus brazos y me osciló entre ellos como cuando se arrulla a un bebé. Sintiéndome pequeña entre su fuerte cuerpo y  a la vez enorme pues era su todo. Me habló suavemente, aunque sus palabras podían sonar desagradables a otros oídos para mí eran especiales de su boca.

-Mi zorra, mi adorable Gata. Eres mía. Solo para mí.

No podía solo que asentir mientras me empezaba  a retirar las cuerdas poco a poco, esta vez no era veloz en su movimientos, eran pausados calmados y su respiración entrecortada. Pude notar debajo de mis nalgas  que se apoyaban en su pelvis como su miembro henchido palpitaba fluctuando entre el deseo y el hecho de sentirme de esa manera, tan suya.

Sosegado, lento muy lento, pausado, me desato creando de ese momento un acto casi ceremonial mientras sus labios besaban las marcas que las cuerdas habían dejado en mi piel. Me tumbó de nuevo para poder acabar de desatar todos los nudos y yo me deje  llevar por sus movimientos, mientras sus manos y su roce ya habían surgido el efecto esperado en mí y mi sexo estaba húmedo.

Note como la última cuerda se deslizaba por mi piel y puede admirar mi epidermis marcada, un sendero que llevaba puesto su nombre. Cuando esa cuerda cayó al suelo, él simplemente me sonrió, me agarró de nuevo en sus brazos elevándome del suelo y me dirigió hacia una mesa que había al fondo de la habitación allí me bajo de nuevo e hizo que me apoyara contra la mesa, dejando descansar la mitad de mi cuerpo sobre ella mientras mis nalgas eran acariciadas por su mano. Al rato pude escuchar como bajaba su cremallera y  a la vez su otra mano desplazaba la poca tela que tapaba mi sexo.

Me penetro de una fuerte estocada haciendo que mi estómago se clavara en la mesa, pero no importo pues sentí  su delirio y su amor en esa primera embestida. Siguió penetrando, ahondando en mí, fuertemente mientras la fricción me provocaba gemir y el roce de mis pechos contra la madera provocaba que mis pezones se friccionaran a cada movimiento.

-¿Eres mía? ¿Eres mía?- me dijo entre gemidos, entre embestida y embestida.

-Sí mi Amo, suya, solo suya- Contesté entre jadeos.

Con una fuerza devastadora dio su última estocada dentro de mí gritándome…

-¡Ahora córrete!

Pude sentir como se vaciaba dentro de mí mientras yo culminaba a la vez, con Él. Siempre suya. Siempre mío.

 

Vuestra Bernice

Mujeres maduras y el sexo

Mujeres maduras y el sexo

Esto es como todo, en este caso la pregunta viene lógicamente de una de mis seguidoras maduritas…

Como siempre y lo primero que hago es buscar en Internet, dejándome así…

tenor.gif

Como puede ser que al poner en el buscador MUJERES MADURAS Y EL SEXO, lo que me encuentre sea esto…

Captura.JPG

Le doy otra oportunidad cambiando la palabra SEXO por SENSUAL y que me encuentro, pues mas de lo mismo…

Captura.JPG

No es de extrañar que una mujer “madura” que quiere conocer más de su sexualidad no encuentre con cómo, dónde, y a quién preguntar si en Internet todo lo que sale es pornografía.

¿Mujeres maduras como vivir su vida sexual?

Esta pregunta es más adecuada, así que en el contexto de buscar información ya sabemos que tenemos que matizar mucho, sobretodo en lo que al sexo se refiere.

Ante todo voy aclarar que lo primero es reconocer la sexualidad como algo cotidiano, se debe de vivir en la madurez como algo muy normal, la edad no implica no tener deseo de satisfacer tus fantasías, al contrario.

Creo que el mayor problema que nos podemos encontrar como a cualquier edad son los tabúes, y en cada generación son diferentes. Todo y como siempre dependerá de la intimidad y el clima que se genere a la hora de hablar de ello, al fin y al cabo es un tema que nos inquieta.

Pues a mujeres entre los 40 y 70 años. Hablamos de sexualidad madura, no de primeras experiencias sexuales.

A esta edad la mayoría quieren saber si lo que les pasa a ellas a nivel individual tiene que ver con lo colectivo de las mujeres. También se puede pensar que si se hubiera hablado en su momento, cuando se era más joven no habría tanta desinformación como la que puede haber en un sector amplio de las mujeres maduras.

Pero como yo digo siempre nunca es tarde si la dicha es buena…

Para mí uno de los factores preocupantes en la madurez de la mujer es no conocerse así misma lo suficiente.  La sexualidad propia y placer a una misma, es una base importante de auto-conocerse. La sexualidad se va a adaptando constantemente y de lo que se trata es de dar respuesta a lo que te va apeteciendo, es sencillo; eso que te pide el cuerpo, pues a eso haz caso, las necesidades son así, si apetece no pienses en la edad, etc… Tienes que ser capaz de aceptar con libertad lo que deseas, sin prejuicios.

 El deseo se crea, no brota…

Ese supuesto de que el deseo masculino es innato, no es así, es como todo. La misma capacidad tenemos las mujeres que los hombres, pero claro, hay que tener también un entrenamiento para ello.

Simplemente tienes que abrir tu mente, dejar que ese deseo crezca y buscarlo, yo siempre digo que la mente juega un papel muy importante en nuestra sexualidad, así que no te pienses que por ser mujer tu deseo no nace, solo lo tienes que trabajar, hacer que brote, y dejar que tus fantasías vuelen si prejuicios.

 

 

Vuestra Bernice

 

 

 

 

 

Hipersexualidad y cómo abordarla en el Bdsm

Hipersexualidad y cómo abordarla en el Bdsm

Word cloud for Hypersexuality

 

Tema complejo el que me ha tocado escribir, creo que a mis lectores les gusta ponerme las cosas complicadas.

Vamos a empezar desde el principio y veré a dónde me lleva…

¿Qué es la Hipersexualidad?

Primero recalcar que los propios sexólogos no han llegado al consenso de lo que sería la hipersexualidad, pero para eso tenemos un maravilloso grupo de washapp donde cuento con maravillosas expertas sexólogas en el tema a las que he pedido información… Y lógicamente una investigación no sería adecuada sin el punto de vista de una psicóloga. Así que tirando de amigas y compañeras, vamos a ver lo que sacamos en claro de esta difícil cuestión.

Se define la hipersexualidad como el incremento frecuente, excesivo e incontrolable del deseo y de la actividad sexuales.

 Conocida como ninfomanía en mujeres y como satiriasis en hombres…

Vamos a destacar las opiniones que han surgido del debate que he creado en torno a la pregunta: 

Habría que saber mucho más datos. Pero en la mayoría de las veces lo padecen los hombres derivados a otros problemas de salud. Los niveles hormonales afectan bastante para tener tanto impulso sexual. Esto puede afectar en su vida social y emocional con una adicción y todo lo que esto conlleva. ( Nass, compañera de la  La Mirilla de cupido)

Aunque no es la especialidad de Laura Marcilla ( Colaboradora en Psicomemorias )  ha aportado  su granito al debate ;

Laura me comenta como he dicho anteriormente que se tiene opiniones muy variadas al respecto, matiza que a casi nadie le gusta llamarlo hipersexualidad, porque en el contexto;  ¿Cuanto sería demasiado sexo?, si se entra en ese juego de algo que es demasiado también se podría entrar en ese algo que es demasiado poco. Interesante ¿Verdad? Me sigue explicando que no hay una cantidad adecuada de sexo, todo se podría “medir” según la persona, su día a día, su tiempo libre, y según eso podrá permitirse tener relaciones X, deseo sexual X, etc… sin que afecte a su vida diaria. 

Entonces cuando es ADICCIÓN AL SEXO que quizá es la ETIQUETA que mejor puede hacer referencia al tema que tratamos; 

Laura me dice esto: Se considera un problema cuando dura más de seis meses y ademas esta afectando a tu vida laboral, personal, relaciones o personas que quieres. Y recalca el como tratarlo, dejando de lado el manual diagnostico, que la mayoría coincide que el problema no es el deseo sexual en sí, porque tener deseo sexual no es malo al contrario es un síntoma de salud , y lo que hay que trabajar es el control de impulsos poniendo el limite de cuando practicar o no sexo.

Y acaba con este comentario…

Y que hay que tener mucho cuidado a la hora de etiquetar. En sexología y en psicología en general. Porque muchas veces cuando lo haces, la persona ya se queda con ese “diagnóstico” y ya no es una persona con X problema. Ya se ve a sí mismo/a como una ninfomana, como un depresivo, como un eyaculador precoz, etc… Cuando no hay dos casos que sean iguales aunque compartan un mismo diagnóstico.

Todo lo anteriormente comentado coincide con lo hablado con la Psicóloga y añado información aportada por su parte;

El componente biológico de las adicciones se atribuye a la búsqueda de las sensaciones asociadas a la dopamina. Cuando una persona se vuelve adicta a una conducta o estímulo, adquiere una dependencia de tipo físico y/o psicológico y desarrolla también tolerancia al objeto de adicción; esto significa que para obtener el mismo efecto fisiológico requiere una dosis cada vez mayor.

Por lo tanto sacando conclusiones; el deseo sexual es algo positivo en nuestra conducta diaria, siempre no afecte a nuestra vida y como se ha dicho no se puede medir, en sí todos tenemos épocas en las que nuestra libido o apetito sexual esta más activo, y otras en que esta en momentos más bajos.

Hablando con ellas después de tratar el tema de la HIPERSEXUALIDAD ,cabe destacar y pensando en el BDSM que si lo piensas bien nos podemos encontrar con un HANDICAP.

HANDICAP EN EL BDSM: LOS ROLES.

En este punto es donde quiero contestar a la pregunta: ¿Como abordar la adicción al sexo en el BDSM?

Hemos llegado al consenso hablando que la diferencia erradicará en los roles, y es bien sencillo…

EL ROL SUMISO

En el rol sumiso, la cosa no será complicada ya de por si el sumiso/a esta supeditado a que le controlen los orgasmos, es parte del juego, por lo tanto será una manera de poder controlar por parte del dominante esa adicción al sexo. No solo controlando el orgasmo también el uso de ciertos juguetes etc… reduciendo así el nivel de dopamina que genera e intensifica esta adicción.

E incluso y la mayoría de veces las sensaciones y estímulos generados en el BDSM no están ligados a la relaciones sexuales, por lo tanto puede ser una manera de control, regalando a nuestro cerebro otras sensaciones que nos pueden apartar con el tiempo de esa adicción sexual, lógicamente y como todo, no se puede considerar esto como un tratamiento adecuado a su problema y como todo debe de ser controlado y tratado por parte de un profesional.

 

EL ROL DOMINANTE

Aquí es donde entra el HANDICAP , en este caso el dominante no puede ser controlado.  Y por eso mismo no acabo de ver relación en la manera de abordarlo con el BDSM, más bien sería un caso personal a tratar como cualquier persona y el control decaería en el mismo dominante y en su manera de enfrentar esta adicción si fuera tal como para poner su vida personal patas arriba. Buscando lógicamente la ayuda necesaria en profesionales para así poder poner CONTROL a esos impulsos y poniendo limites a la hora de practicar sexo. Por que lo que sí me queda claro en el caso de este Rol, es que si eso no se hace, si esta persona no controla esos impulsos teniendo al cargo a un sumiso/a esta faltando a una de las premisas de un buen Dominante y es que primero se tiene que controlar el mismo para poder cuidar y ejercer el rol como se debe y sin interferencias que puedan causar daño a su sumiso/a.

TODA ADICCIÓN TE SOMETE …

 

 

Os dejo un interesante documental …

 

Vuestra Bernice 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una parte de la sumisa…

Una parte de la sumisa…


Te sugiero que expliques cómo te preparas físicamente y emocionalmente para una sesión , por favor, dame todos tus detalles sórdidos…
jajajajajaja

 

Screenshot_20171012-152722

 

Así empieza este post, con la pregunta de mi querido diablillo, no sabe nada Dave Laciter.

Si os soy sincera, no sé si estamos al cien por cien preparadas nunca. Una sesión de BDSM implica mucho, y siempre depende del Dominante. Pocas veces te avisa de lo que va a suceder en la sesión, los hay que lo organizan todo y te envían indicaciones o los que se dejan guiar por su instinto y van haciendo sobre la marcha. Sea como sea lo mejor de una D/s es conocer los gustos de tu Amo y si hablamos de juego es lo mismo, tienes que conocer los gustos de tu Dom. Para mí sesionar no es con cualquiera, implica mucho y si no hay confianza, feeling, etc… como que paso bastante. A veces me preguntan qué diferencia existe entre una sesión y sexo, pues la hay.

Lo queramos o no, a veces sesionar no va a implicar mantener sexo, pero esto es otra pregunta que me hicieron que abordaré con más calma junto a la pareja de Amo y sumisa que la propusieron.

Vayamos por partes; ¿Cómo me preparo físicamente? Esta pregunta puede tener diversas lecturas,  y os digo porque. El Amo puede exigir si así está CONSENSUADO ( Recordar que todo se consensúa) aspectos físicos de su sumisa según sus gustos ¿Cómo qué? Te pongo un ejemplo; Al Amo le gusta que su sumisa se vista de una manera concreta, o que use un tipo de perfume, también puede ser algo de su físico como ir depilada o no, eso siempre va a gustos. Pero también está la parte física del cuerpo, lógicamente no es lo mismo sesionar por ejemplo para una suspensión de Shibari que para una sesión de Spank, sin ir más lejos una suspensión de Shibari implica una serie de ejercicios, estiramientos y preparación por parte de la sumisa para evitar daños mayores y tener los músculos y el cuerpo preparado para el esfuerzo que implica esta práctica. ¿Pero para el Spank? sinceramente no sé si existe preparación física, jajajaja, yo no me preparo de ninguna manera, simplemente me dejo llevar por las sensaciones que me despierta ser azotada y en esta parte entra la emocional, es complicado de explicar si no se vive, pero lo voy a intentar…

 

Siente conmigo…Vamos a recordar Dave…

 

Un Dom siempre lo es, y su mirada lo decía todo. La primera vez que me crucé con sus ojos ya noté en él, en su manera de mirarme, en cómo su sonrisa ladina me embaucaba, tenía claro  que acabaría prendada de ese diablillo sátiro. Nunca estás preparada emocionalmente para las sensaciones que te pueden despertar. Se trata en mi caso simplemente de sentir.

Con Dave recuerdo sus cuerdas  deslizándose por mi piel mientras su aliento me susurraba al oído y  es imposible cuando se despierta esa sensación no dejarse llevar, ese abrazo que todo lo envuelve, cuando un simple beso te devora las entrañas y te sientes dominada. Cuando su mirada te parte en dos, cuando sus manos calientan mis nalgas y la humedad resbala entre mis piernas. O cuando y como me hizo a mí, me dejó completamente expuesta delante de la gente, mientras me abrazaba por detrás y sus manos retiraron mi ropa interior para después y agarrándome por el cuello  sin poder dejar de sentir su aliento en la nuca, me masturbó con fuerza, provocando un golpe dentro de mí que derivó en un río resbalando por entre mis piernas. Así que emocionalmente no te preparas, te despierta, te aviva y todo esto viene dado por la expectación que te crea esa dominación, ese morbo que te provoca sacando de ti ese lado primal. Es así y eso no pasa con todos.

 

SANDIA MI AMOR!!!!!!! ( Cosas nuestras)

 

Vuestra Bernice

HABLAMOS DE VAMPIROS & BDSM

HABLAMOS DE VAMPIROS & BDSM

HABLAMOS DE VAMPIROS & BDSM

9b16ed1ec2e3d5d43d7573ccda666dd3841218855.jpg

No es un tema que me interese en especial, soy un poco aprensiva a la sangre, aunque sí que es cierto que he podido ver ciertas prácticas realizadas por amistades dentro del BDSM, y a raíz de un post donde pedía a mis lectores temas de interés para poder tratar ha surgido el vampirismo. Así que allá voy…

Indago en las redes, en  diversos blogs de interés recopilando información, como todos sabemos o si no lo sabes, yo te lo digo; es una parafilia: El fetichismo por la sangre (también conocido como [vampire fetish], hematología y hemofilia) es un fetichismo sexual hacia la sangre.

Pero quiero ir un poco más allá, luego volveremos al fetichismo  o al llamado Bloodsports o bloodplay que son los términos usados en los juegos sexuales o BDSM que incluyen la sangre.

 

SANGUINARIOS

 

Por eso voy hablar un poco de los llamados SANGUINARIOS, estos “vampiros” no tienen nada que ver con la parte sexual o fetiche de la sangre, ellos necesitan o creen necesitar el alimentarse de sangre para mantenerse sanos. Aunque nos pueda parecer extraño estos vampiros modernos existen. Según estudios y diversas investigaciones realizadas en la EEUU, allí se pueden encontrar alrededor de unas  5000 personas que se identifican de este modo y ligeramente la proporción sería mayor en mujeres que en hombres. ¿Entonces tienen colmillos y chupan la sangre? ¡¡¡¡NO!!!! ESO ES FANTASIA.

Aunque a veces la realidad supera a la ficción.  Estos sanguinarios necesitan de donantes o también llamados “cisnes negros” para alimentarse. Los donantes se extraen la sangre con una jeringa, más o menos, unos 80 ml el equivalente a dos chupitos, de esta manera proporcionan al sanguinario los fluidos necesarios  y te puedo decir por lo que he leído que existen los suficientes donantes Y ESTAN ENCANTADOS DE AYUDARLES A ALIMENTARSE.

Tenemos que retroceder un poco en el tiempo, a los siglos XVI y XVII, para darnos cuenta que esto no ha sido siempre mirado como algo tabú, o como locos neuróticos fantaseando con la subcultura vampírica. En aquella época sacerdotes, médicos y realeza ingerían sangre para tratar cefaleas o la epilepsia, también se creía que la sangre incrementaba el vigor especialmente si se bebía directamente de una persona joven; Un caso muy conocido por todos es el de la Condesa Báthory  condenada de ser responsable de una serie de crímenes motivados por su obsesión por la belleza usando la sangre de mujeres más jóvenes e incluso niños.

Muchos de estos vampiros modernos afirman que se encuentran mejor de sus enfermedades después de consumir su dosis diaria de sangre. Sea cierto o no. Me ha parecido un aporte interesante.

 

Fetichismo sexual hacia la sangre…

Se sienten atraídos hacia la sustancia roja en cuerpos desnudos o semidesnudos, otros simplemente se excitan al ver la sangre cuando son testigos de cortes accidentales, o intencionados, en extracciones…etc. Solo casos muy extremos se excitan con grandes cantidades de sangre. A este fetichismo se le acompaña el lamer, morder y una hoja de afeitar es generalmente lo que más se usa para los cortes. Además de un fetichismo sexual, se considera normalmente una expresión de intimidad o cercanía afectiva, por los practicantes.

Está enlazado en parte con la subcultura de los vampiros, aunque la mayoría de los fetichistas de la sangre no se consideran a sí mismos “vampiros”.

Bloodsports o bloodplay son los términos usado en los juegos sexuales o BDSM que incluyen sangre.

Es considerado un juego extremo (edgeplay) debido a su naturaleza por poder extender fácilmente enfermedades contagiosas a través de la sangre.

Dentro de este fetichismo se encuentra el fetiche hacia la sangre de la menstruación, también llamado RED WINGS (ALAS ROJAS) Que lógicamente se centra en las mujeres con el periodo. Algunos disfrutan de realizar cunnilingus a sus parejas durante la menstruación. Lo mismo se puede decir de la mujer; el área genital es a menudo más excitable durante la menstruación y los orgasmos pueden ser más intensos.

 

images429992918.jpeg

 

Espero que os haya gustado!!!!!!!

 

Vuestra Bernice

 

LA SEXUALIDAD NÓRDICA

LA SEXUALIDAD NÓRDICA

El sexo y los Vikingos

vikings-31

Pocos escritos podemos encontrar sobre la cultura vikinga, la solían transmitir oralmente, leyendas que navegaban por sus mares. Y que se pasaban entre ellos. Algo podemos leer a través de la Saga de Njal, libros de la colonización de Islandia durante los siglos X y XI. Y por su arqueología, pero dejando eso aparte, es una cultura que me encanta. Tiene ese toque de misticismo que me atrae, no os voy a negar lo que me pone un vikingo, jajajaja. Así que vamos a ver como se lo montaban en el sexo.

He ido recopilando información y esto es lo que he extraído.

Lo primero que nos puede venir a la mente es una esencia muy primal, y sí, pero no como algunos podemos pensar, en sí yo me imaginaba orgías vikingas y nada que ver.
Al ser un país muy duro y frío en esas tierras del norte la sexualidad estuvo más bien basada en la fertilidad y con costumbres que se reconocen en la actualidad.

VAMOS A VER CÓMO ERAN SUS RELACIONES SEXUALES

¿DOS MEJOR QUE UNA?

Los hombres acogían a varias mujeres bajo su techo, estaba oficialmente permitido. La mayoría solían ser esclavas, pero las mujeres libres estaban también permitidas si ellas lo deseaban en el harén. Y en el caso de que se casarán oficialmente con dos, los hijos de ambas eran reconocidos como legítimos. POR LO TANTO ES ESCLARECEDOR SABER QUE ERAN POLÍGAMOS.

ESCLAVAS SEXUALES

En su cultura se caracterizó el uso de la esclavitud, eran guerreros, conquistadores, saqueadores, y según iban abarcando tierras lejanas.

Uno de los negocios que prosperaron fue precisamente el de la venta de esclavas, como en la Cuenca del Volga, esos mercados de carne eran parte de su economía. Pero lógicamente también usaban a esas mujeres para su disfrute en fiestas privadas o como parte de su servicio.

LIBERTAD SEXUAL DE LAS MUJERES

Aquí entramos en dos puntos diferentes a tratar, uno y importante; en la cultura Vikinga las mujeres libres gozaban de la misma libertad sexual que los hombres. Y las mujeres casadas, si cumplían con sus expectativas en cuanto a los hijos y crianza de estos, tenían permitido estas relaciones lésbicas que eran bastante asiduas entre las féminas.

¿ NO CUMPLES EN EL SEXO?

Aunque podemos pensar de ellos como unos bárbaros, la libertad de sus mujeres también se trasladaba al matrimonio. Podían optar al divorcio si no cumplían con ellas en su vida sexual y así los denunciaban en los consejos vikingos y eran dueñas y señoras del hogar, sobretodo cuando estos marchaban a la guerra, dicho de otro modo controlaban sus bienes y su vida sexual.

PENA DE MUERTE CONTRA LOS MALTRATADORES.

Algo que sorprende del avanzado nivel de relación e igualdad entre hombre y mujer libre en la sociedad vikinga es que las féminas estaban protegidas contra las agresiones sexuales. Si se demostraba el maltrato el acusado era sentenciado a pena de muerte. La violación de una mujer libre era una de los peores afrentas a la convivencia.

HOMOSEXUALIDAD

No la tenían bien considerada en la sociedad, pero no por ello era tabú. En sí las relaciones entre hombres eran normales pero solo si eras activo. Pero aún así acababa importando bien poco el ser activo o pasivo si te casabas y cumplían con tener hijos..etc.. Recordemos que en su duro país, su supervivencia dependía de su legado.

Hasta aquí un poco de esta cultura que tanto me apasiona, dejando claro que sus bases sexuales eran muy claras, y que dentro de su libertad como personas libres de su cultura tanto hombres como mujeres disfrutaban de una sexualidad completa y plena.

Vuestra Bernice